HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

Puerto Rico: Perfil del colonizado puertorriqueño

Por Roberto Torres Collazo
Editor del colectivo Cambio Social, EE.UU
12 de Junio de 2020

El coloniaje no sólo tiene unas dimensiones económicas, jurídicas y políticas nefastas y perjudiciales, también tiene una dimensión que afecta negativamente el comportamiento humano. El siguiente pretende describir algunas características generales del colonizado. Características inducidas por el colonizador con el propósito de mantener el estatu quo. Para este breve ensayo nos hemos inspirados principalmente en los clásicos análisis de Albert Memmi y Frantz Fanon.

Recuerdo que cuando niño con gran ilusión recogía grama y la guardaba en una cajita debajo de la cama la noche anterior para alimentar los camellos que me dejarían los juguetes en la mañana siguiente en la tradicional fiesta del Día de los Reyes, el 6 de enero. Esa noche apenas podía dormir debido a mi ansiedad de ver los juguetes que dejaban mi padre y madre debajo de la cama. Mientras jugaba recuerdo que mi padre me decía que los juguetes los hacían los “Americanos” porque son muy inteligentes. Después con el paso del tiempo descubrí que mi padre era víctima del “lavado cerebral” del colonizador y sus defensores. De ésta y otras formas al niño y niña puertorriqueña y comienza a asumir el coloniaje.

En su desarrollo el colonizado es acondicionado a sobre valorizar los símbolos del colono como si fueran suyos. Se llena el pecho de aire cuando ve su bandera, escucha casi con religiosidad su himno, imita su vestimenta, aprecia su música mas que la de su cultura, celebra los días patrióticos festivos de los extranjeros mientras a la vez desconoce la vida y legados de los suyos. Como en las clásicas colonias y neocolonias nombra los edificios, parques, monumentos y calles con nombres de colonos.

También el colonizador inyecta en la psicología del colonizado su racismo estructural como herramienta de dominación. Ya desde sus comienzos en 1899 aparece un informe del Secretario de Educación de Puerto Rico el Dr. Víctor S. Clark, nombrado por el presidente de EE.UU, donde se describe al puertorriqueño de “difuso” “indigno” “superticioso” “lento” “mono” porque come bananas mientras el estadounidense de “realista” “competente” “puntual” “exacto” y “confiable”. El colonizado, tiende a negar que haya racismo estructural en la sociedad puertorriqueña. Aunque el racismo nace antes del coloniaje, pero se agudiza bajo el coloniaje capitalista.

Por estos caminos el colonizador destruye la autoestima del colonizado. Aunque el colonizado no lo reconozca, sufre de complejo de inferioridad. Esto, entre otras, a su vez impide que el colonizado se organice políticamente para romper la relación colonial.

El colonizador impone su idioma. De esta manera el colonizado no aprende correctamente su idioma natal ni el extranjero. En una nación en que el 80% se comunica en Español hay ciudades que rotulan sus edificios y medios de transporte gubernamentales en Inglés. Siempre ha habido resistencia de intelectuales, educadores, estudiantes, madres y sectores independentistas para evitar que se imponga el Inglés. Esto del idioma es importante porque al remplazar un idioma por otro se impone una cosmovisión ajena a su idiosincrasia que lejos de enriquecer al colonizado lo somete a los valores culturales y sociales ajenos a su entorno.

En suma, todo lo anterior muestra que el coloniaje afecta adversa y severamente la cultura, el idioma, un sano desarrollo de la niñez, la educación puertorriqueña y en consecuencia la salud mental. El lector o lectora colonizada que haya llegado hasta el final de este escrito, debe reconsiderar que no le conviene ser una colonia de Estados Unidos y tampoco incorporarse como estado. Y esto no es asunto meramente partidista, es un problema humano que afecta negativamente la vida individual y colectiva de 3.1 millones de puertorriqueñas y puertorriqueños residentes en Puerto Rico.

Referencias

Fanon, F. (1961). Los condenados de la Tierra. [The wretched of the earth] Editorial Fondo Cultura Económica: México.

Memmi, A. (1969). Retrato del colonizado. [The colonizer and the colonized] Ediciones de la Flor: Buenos Aires.

Muriente, P. A. J., (2013). Puerto Rico y los condenados de la Tierra y otros escritos. Editorial Gaviota: Rio Piedras, Puerto Rico.

Redacción de Tamaimos. (Agosto, 2018). Análisis del “Retrato del colonizado” y Puerto Rico. Portal: Tamaimos.

Vázquez, Q. E., (Abril, 2012). El retrato del colonizado de Albert Memmi. Portal: Abeyno WorldPress.