HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

NACIONAL

¿Se debe orar en las escuelas públicas de EE.UU?

Por Roberto Torres Collazo
Editor del colectivo de Latinas Y Latinos Por El Cambio Social, EE.UU.
9 de febrero de 2020.

El 23 de enero el Presidente Trump anunció una series de nuevas reglas y memorandos, que entre otras cosas, quiere avanzar la oración en las escuelas públicas. Avalando que los niños y niñas puedan orar cuando les parezca.

A primera vista, puede parecer muy positivo, pero en realidad no lo es. Porque viola la Primera Enmienda de la Constitución que establece la separación entre Iglesia y Estado, de acuerdo a la organización American Civil Liberties Union (ACLU). Y la escuela pública es una institución del Estado.

En términos prácticos, significa la posibilidad de conflictos, que ya han existido en el pasado. En la década de 1830 cuando llegaron los inmigrantes italianos e irlandeses Católicos objetaron las lecturas obligatorias de la Biblia Protestante. Esto generó disturbios y protestas, la quema de conventos, expulsión de niños de las escuelas y varias muertes. Recordemos que la versión Católica de la Biblia contiene 73 libros y la versión Protestante contiene 46 libros. La Biblia no es un libro, sino un conjunto de libros.

En 1950 volvió el tema de orar en las escuelas públicas, así como las discordias y divisiones. Los padres judíos, budistas, hindúes, mulsulmanes y ateos objetaron también las prácticas cristianas en las escuelas públicas. No creemos que en la actualidad un padre o madre judío permitiría a su hijo rezar con un musulmán o hindú. ¿Cómo se sentirá un padre o madre atea o agnóstico?. EE.UU es país muy diverso en términos religiosos, donde hay 1500 sectas aproximadamente y 360,000 iglesias, mezquitas y sinagogas. El 90% profesa alguna creencia de fe.

Resulta simplista sugerir que haciendo que los niños oren en las escuelas tendría impacto en los grandes problemas de pobreza, desigualdades y criminalidad. Para enfrentar estos problemas las escuelas enseñan valores morales como la responsabilidad, honestidad, espíritu deportivo, el respeto y libertades. Hay que recordar, que la ética y la moral, van más allá de la religión. Las crisis económicas, políticas y éticas que ha sufrido y sufre la nación, han ocurrido siempre independiente de si se ora o no en las escuelas públicas.

En principio no tiene nada de malo orar. Todo creyente en Dios debe orar y el autor de este comentario cree fuertemente en la oración y la espiritualidad. El asunto es que todo tiene su lugar y su momento. El orar en las escuelas puede distraer a los otros estudiantes que no oran, interrumpir las labores académicas y las escuelas que admitieran de manera oficial la oración usurparían el poder que le corresponde a los padres y madres sobre sus hijos e hijas.

Hay la errónea idea de que se trata es de sacar a Dios de las escuelas, que los que se oponen son izquierdistas, ateos o la comunidad LGBTI que quieren destruir la religión. De hecho, como vimos arriba, los pasados conflictos ocurrieron mayormente entre los mismos religiosos. Los estudiantes tienen todo el derecho del mundo a leer la Biblia o el Koran, rezar el Rosario, hablar con sus compañeros sobre su fe, siempre y cuando lo hagan fuera del proceso educativo. Lo que no tienen derecho a imponer su fe o religión usando micro-parlantes escolares, predicando abiertamente durante clases o utilizando eventos oficiales o extracurriculares con fines religiosos.

El teólogo y filósofo Juan Antonio Estrada, anotaba ya en el año 2003 que en EE.UU los grupos fundamentalistas y neoconservadores cristianos y judíos estaban ganando una gran influencia en la política y actuaban como cabilderos (lobbyists) en el Congreso. Hoy los sectores judíos sionistas y cristianos fundamentalistas tienen periódicamente reuniones religiosas con congresistas en la Casa Blanca con el propósito de imponer sus agendas. Podríamos añadir que un fenómeno similar está ocurriendo actualmente en Brasil, Bolivia y en algunos gobiernos ultraderechistas en Europa, lo cual están creando grandes conflictos de intereses, promoviendo el odio y violencia hacia religiosos minoritarios, religiones de origen africanas, indígenas, etnias y homosexuales. También en algunas naciones de fuerte presencia musulmana el ser ateo se penaliza con multas, cárcel o muerte.

Estamos convencidos de una escuela laica, defiende la democracia cuando defiende la diversidad y se defiende de los ataques de aquellos sectores religiosos fundamentalistas, fanáticos e integristas religiosos que se creen dueños de lo sagrado y la moral. Una escuela laica rechaza la intolerancia y educa para la paz. Por eso y mucho más, no se debe orar oficialmente en las escuelas públicas de EE.UU.


Referencias

ACLU. (2020). La Iglesia Y El Estado. https://www.aclu.org/la-iglesia-y-el-estado.

E. A., Juan. (2003). Imágenes de dios: filosofía ante el lenguaje religioso. Editorial Trota: Madrid.

D., Andrea. (2018). En nome de quem?: A bancada evangélica e seu projeto de poder. Editorial Civilizacao Brasileira: Rio de Janeiro.

G. Kashmira. (April, 2018). White House biblie study led by pastor who anti-gay, anti-women and anti-catholic. Web: Newsweek.