HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

Tu opinión no es importante, la calle es importante

Por Roberto Torres Collazo
Editor del Colecivo Cambio Social, EE.UU.
19 de junio de 2021

Tu opinión no es importante, al menos, no en sí misma. La opinión no cambia nada. Cambia si se expresa entre la masa. Lo que cambia las políticas y sistemas, mejora las vidas, impulsa la toma de poder y hace diferencias radicales son los movimientos de masas. Esto hace que tu opinión sea afectiva en la práctica.

Los y las defensores de los derechos humanos, líderes comunitarios, religiosos progresistas, izquierdistas y de organizaciones populares suelen tener una fuerte opinión sobre una gran cantidad de problemas nacionales e internacionales. Y acuden con demasiada frecuencia a los medios digitales, pero es también muy importante estar presente en las calles, junto a los pueblos y las comunidades pobres.

Pese a la pandemia, las masivas protestas en Chile, el movimiento Black Lives Matter en Estados Unidos, las masivas manifestaciones en Colombia, las demostraciones para sacar del gobierno al ex-gobernador de Puerto Rico Ricardo Roselló han dado sus frutos, pese a ser en su mayoría no-violentas han sido reprimidas por las fuerzas de seguridad. Para ver otros logros ver la revista digital Voltaire nuestro escrito “El poder de las protestas”.

Quizás se objetará, ¡podemos votar en las elecciones!. Las elecciones no siempre es garantía de cambios sustanciales. Muestra de ello es Brasil. Desde que llegó a la presidencia en el 2018 Jair Messias (que de Mesías no tiene nada) Bolsonaro no ha cambiado nada para bien, sino para peor. La economía está por el suelo, la quema de la Amazonía brasileña ha sido un desastre internacional, la respuesta gubernamental a la pandemia ha sido un total caos y ahora va para la tercera ola de contagios. En el momento que que redactamos estas lineas el pueblo y los movimientos populares brasileños están en las calles presionando.

En Estados Unidos el 63% de los estadounidenses desean que se aumente en toda la nación el salario mínimo a $15 la hora, millones en el mundo exigen a los gobiernos menos bla bla y más acción para combatir el cambio climático y el uso de energías renovables. La amenaza de una guerra nuclear es una posibilidad. EE.UU envía millones de dólares del pueblo estadounidense a Israel: ¿Vamos a seguir siendo cómplices involuntarios de la represión por parte del gobierno israelí hacia las palestinos y palestinas?. En el caso colonial de Puerto Rico, ¿Por cuánto tiempo seguirá siendo colonia Puerto Rico?. La opinión pública no es importante en sí, si no va acompañada de acciones concretas colectivas en los barrios y calles.

Estamos consientes que hay luchadoras y luchadores que por motivos de salud, edad u otras condiciones, se ven impedidos de participar en las manifestaciones públicas y hacen lo que pueden. Opinan en diversos medios, firman peticiones públicas, hacen donaciones financieras y algunos aún sin poder participan en actividades. Debido a sus limitaciones, sus aportaciones no son menos valiosas que los que estamos o debemos estar en las calles .

Debido a la pandemia y mayormente debido a la negligencia de muchos gobiernos, las secuelas económicas y políticas podrían ser más grave que la pandemia en sí misma. En estos momentos en que en algunos lugares aparentemente están disminuyendo los contagios y fallecimientos, necesitamos reiniciar y hacer más movilizaciones, más manifestaciones, protestas y demostraciones en las calles, en los campos, en las ciudades así nuestra opinión será importante. Las acciones hablan más alto que las palabras.


Referencias

Bradbury, A., Brenner, M. & Slaughter, J. (2016). Secrets of a successful organizer. Edittorial A Labor Notes Book: New York.

Rall, T. (2021, May). Your opinion doesn’t matter. Protests matter. Web: Counterpunch.

Sen, J. [Edited]. (2017). The movements of movements: What makes us move?. Editorial Open World: India.

Torres, C. R. (2006, Abril). El poder de las protestas. Portal: Voltaire.