HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

Día de la Tierra: “el COVID-19 exacerba los impactos socioeconómicos del cambio climático”

Elena Rusca
Resumen Latinoamericano
22 de abril de 2020

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) celebra hoy el Día de la Tierra, recordando las alarmantes marcas del cambio climático, las que se han acelerado durante los últimos 5 años y exacerbándose con los impactos socioeconómicos del COVID-19.

En los 50 años transcurridos desde la primera celebración del Día de la Tierra, los signos físicos del cambio climático y los impactos en nuestro planeta se han acelerado, alcanzando un crescendo en los últimos cinco años, que fueron los más calurosos registrados.

“Los niveles de dióxido de carbono en una estación de observación global clave son aproximadamente un 26 por ciento más altos que en 1970, mientras que la temperatura global promedio ha aumentado en 0.86 ° C desde entonces, y es 1.1 ° C más cálida que en la era preindustrial”, nos muestra en sus análisis la OMM.

Es probable que durante los próximos cinco años, entre 2020 y 2024, se produzca un nuevo registro de temperatura media global: son las predicciones climáticas de temperatura cercana a la superficie recopiladas a partir de los datos del centro líder de la OMM.

Las predicciones muestran que es probable que aumenten más las temperaturas globales, especialmente en latitudes altas y regiones terrestres, con un calentamiento oceánico más lento, particularmente en el Atlántico norte y el sur del océano.

La temperatura es solo un indicador climático. Otros indicadores incluyen dióxido de carbono atmosférico (CO2), calor y acidificación de los océanos, nivel del mar, balance de masa de glaciares y hielo marino ártico y antártico. Todos los indicadores mostraron una aceleración del cambio climático en los últimos cinco años, según el informe final sobre el Clima Global 2015-2019, publicado para conmemorar el 50 aniversario del Día de la Tierra.

Los impactos del COVID-19 en el cambio climático

El COVID-19 puede, por lo menos en la apariencia, causar una reducción temporal de las emisiones de gases de efecto invernadero, pero no es un sustituto de una acción climática sostenida. Al contrario, el COVID-19 hará que sea más difícil abordar los peligros relacionados con el clima y el agua, que se están agudizando debido al cambio climático.

«Si bien el COVID-19 ha causado una grave crisis económica y de salud internacional, la incapacidad para abordar el cambio climático puede amenazar el bienestar humano, los ecosistemas y las economías durante siglos», dijo la Secretaria General de la OMM, Petteri Taalas. «Necesitamos aplanar las curvas de pandemia y cambio climático. Necesitamos mostrar la misma determinación y unidad contra el cambio climático que contra el COVID-19. Necesitamos actuar juntos en interés de la salud y el bienestar de la humanidad, no solo durante las próximas semanas y meses, sino también por muchas generaciones por venir».

Sistemas de alerta temprana

Afortunadamente, a pesar de las limitaciones de COVID-19, los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales continúan sus servicios esenciales de pronóstico y alerta 24/7.

Las estaciones de Global Atmosphere Watch también continúan sus actividades de monitoreo y, por lo tanto, han jugado un papel clave en el registro de una reducción de contaminantes. Sin embargo, las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) en las estaciones de información clave permanecen en niveles récord.

Por lo tanto, es importante que los paquetes de estímulo posteriores al COVID-19 ayuden a que la economía vuelva a crecer de manera más ecológica. Las crisis económicas anteriores a menudo han sido seguidas por una «recuperación» asociada con un crecimiento de emisiones mucho mayor que antes de la crisis.

“El clima extremo ha aumentado y no desaparecerá debido al coronavirus. Por el contrario, la pandemia exacerba el desafío de evacuar a las personas y mantenerlas a salvo de los ciclones tropicales, como vimos con Harold de categoría 5 en el Pacífico Sur. Y existe el riesgo de que los sistemas de salud demasiado estirados no puedan hacer frente a una carga adicional de pacientes debido, por ejemplo, a las olas de calor”, sigue Taalas.

“Las poblaciones vulnerables en países con sistemas de preparación para desastres más débiles enfrentan los mayores riesgos. Los gobiernos deben hacer más para fortalecer los sistemas de advertencia para hacer frente a múltiples peligro. La OMM apoyará esos esfuerzos» termina Taalas.

El clima global 2015-2019

En una de las actividades para conmemorar el Día de la Tierra, la OMM publicó su informe final sobre el clima global 2015-2019. Se emitió una versión preliminar antes de la Cumbre de Acción Climática del Secretario General de las Naciones Unidas en septiembre de 2019.

El informe de cinco años confirmó que 2015-2019 fue el período más cálido registrado. La temperatura global ha aumentado en 1.1 ° C desde el período preindustrial, y en 0.2 ° C en comparación con 2011-2015.

Efectivamente, desde la década de 1980, cada década ha sido más cálida que la anterior.

Gases de invernadero

Los niveles de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero clave en la atmósfera alcanzaron nuevos récords, con tasas de crecimiento de CO2 de unos 18% más altas en 2015-2019 que en los cinco años anteriores.

El CO2 permanece en la atmósfera y los océanos durante siglos. Esto significa que el mundo está comprometido con el cambio climático continuamente, independientemente de cualquier caída temporal en las emisiones debido a la epidemia de coronavirus.

Los datos preliminares de un subconjunto de sitios de observación de gases de efecto invernadero para 2019 indican que la concentración media global de CO2 está en camino de alcanzar o incluso superar las 410 ppm para fines de 2019.

Actualmente, las concentraciones atmosféricas de CO2 en el observatorio Mauna Loa en Hawai han tenido niveles récord, con tasas diarias que incluso han superado el nivel de 415.00 partes por millón, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU.

El promedio mensual de marzo de 2020 de CO2 atmosférico en el observatorio Mauna Loa en Hawai fue de 414.50 partes por millón, en comparación con 411.97 ppm en febrero de 2019, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU.

Mauna Loa es la estación de observación continua más larga del mundo y una estación de referencia de la Global Atmosphere Watch Network. Las concentraciones medias anuales de CO2 en Mauna Loa en 2019 fueron de 411.44 ppm, en comparación con 325.68 ppm en el primer Día de la Tierra en 1970.

En otra estación de referencia, Cape Grim en Tasmania, los niveles promedio de CO2 fueron de 408.3 ppm en febrero, en comparación con 405.66 ppm en febrero de 2019, según CSIRO. En el observatorio Izaña en Tenerife, las concentraciones de CO2 también son más altas este año que en el mismo momento en 2019, y la misma tendencia se observa en las estaciones del Sistema Integrado de Observación de Carbono.

Otros indicadores del cambio climático

Las tendencias continuas y aceleradas también han predominado entre otros indicadores climáticos clave, incluida una aceleración del aumento del nivel del mar, una disminución continua en la extensión del hielo marino del Ártico, una disminución abrupta del hielo marino antártico, la pérdida continua de masa de hielo en los glaciares y Groenlandia y capas de hielo antárticas, y la clara tendencia a la baja en la capa de nieve primaveral del hemisferio norte.

Además, se está atrapando más calor en el océano. El año 2019 tuvo los mayores valores de contenido de calor del océano registrados en los 700 metros superiores. Las temperaturas más altas de la superficie del mar ponen en peligro la vida marina y los ecosistemas.

Impactos en la salud

Las olas de calor fueron el peligro meteorológico más mortal en el período 2015-2019, afectando a todos los continentes y dando como resultado nuevos registros de temperatura en muchos países acompañados de incendios forestales sin precedentes que ocurrieron en particular en Europa, América del Norte, Australia, la selva amazónica y las regiones árticas.

Según los datos y el análisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el riesgo general de enfermedad o muerte relacionada con el calor ha aumentado constantemente desde 1980, con alrededor del 30% de la población mundial que ahora vive en condiciones climáticas que generan temperaturas potencialmente mortales al menos 20 días al año.

Las fuertes lluvias y las inundaciones asociadas crean condiciones favorables para varios tipos de brotes epidémicos. En los países donde el cólera es endémico, se estima que 1.300 millones de personas están en riesgo, mientras que solo en África, cerca de 40 millones de personas viven en los «puntos críticos» del cólera.

Los riesgos relacionados con el clima asociado con la variabilidad y el cambio climáticos exacerbaron la inseguridad alimentaria en muchos lugares, en particular en África, debido al impacto de la sequía, que aumentó el riesgo general de enfermedades o muertes relacionadas con el clima.

Impactos climáticos en las economías

Durante los años entre 2015 y 2019, los ciclones tropicales se asociaron con las mayores pérdidas económicas. El evento de riesgo más costoso fue el huracán Harvey en 2017, que condujo a una pérdida económica estimada de más de US $ 125 mil millones.

Las temperaturas más altas amenazan con socavar el desarrollo a través de los efectos adversos sobre el producto interno bruto (PIB) en los países en desarrollo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) descubrió que para un país en desarrollo de mediana y baja renta, con una temperatura promedio anual de 25 ° C, el efecto de un aumento de 1 ° C en la temperatura conduce a una disminución del crecimiento del 1.2%. Los países cuyas economías se verán significativamente afectadas negativamente por un aumento de la temperatura produjeron solo alrededor del 20% del PIB mundial en 2016; sin embargo, actualmente albergan a casi el 60% de la población mundial y se proyecta que alberguen a más del 75% para fines de siglo.

El Clarín*