HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

Esperanza en tiempos de desesperanza

“En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante y detrás de cada noche vive una aurora”
Khalil Gibran

Por Roberto Torres Collazo
Editor del colectivo Cambio Social, EE.UU

Una característica sobresaliente en estos tiempos es la desesperanza. Hace tres décadas aparecieron en el mundo signos de esperanza, los grandes movimientos antiglobalización, inmensos contingentes de organizaciones en contra de la guerra, gobiernos progresistas llegan al poder en las Américas, el movimiento internacional de los indignados, el Foro Social Mundial Otro Mundo es Posible, Obama el primer presidente negro en EE,UU, unidad de concenso entre muchos gobiernos en la lucha por el cambio climático.

Hoy esos pasados signos de esperanza paracen que han “desaparecido”, debido al incremento de los conflictos armados en el norte de Africa, el aumento de las tensiones en el Medio Oriente, el ascenso en el este de Europa con gobiernos ultraderechistas, nacionalistas extremistas blancos, patriarcales, xenofóbicos, homofóbicos. De manera similar en las Américas han tomado tambien el poder político y económico gobernantes neofascistas como Bolsonaro en Brasil, Lenín en Ecuador, Macri en Argentina, Trump en EE.UU, el coloniaje y grave crisis económica y política que atraviesa Puerto Rico, el fortalecimiento de todo tipo de fundamentalismos, guerras comerciales, sanciones, parece que en general no hay voluntad política en terminar con las guerras y con el cambio climático.

Frente a esas realidades mundiales, no son pocos los y las activistas de los movimientos sociales y populares que sientan el fuerte deseo de abandonar la lucha por un mundo solidario, compasivo, respetuoso de la dignidad humana, justicia y paz. Otros se resignan, se sienten impotentes, caen en el pesimismo, pierden la esperanza, se encierran en ellos mismos. A estos el ex-diplomático francés Stéphane Hessel y el filósofo francés Edgard Morin les dicen: “No se dan cuenta de que el aislamiento y la cerrazón constituirían un mal mayor que aquel del que estarían intentando escapar”.

De acuerdo al eco-teólogo brasileño Leonardo Boff citando al genio cristiano san Agustín dice: “La esperanza tiene dos hijas queridas: la indignación y la valentía; la indignación nos enseña a rechazar las cosas así como están y la valentía, a cambiarlas”. Es importante recuperar la esperanza indignante, que no es indiferente, derrotista, que no se somete a ningún poder. Que como el ave Fénix se levanta de entre las cenizas, para protestar, reclamar, exigir en las calles, en las plazas los derechos. La hija indignante no le da paz a los que ofenden y humillan los sectores minoritarios.

La hija valentía es la confrontación pacífica contra los que someten las naciones, violan sus derechos humanos, a los corruptos, se arriesga a los peligros porque sabe que los poderosos no toleran que se les cuestione y se les desafíe. La hija valentía sabe que puede perder, pero resiste porque sabe que la última batalla que se pierde es la que se abandona. Puede frustrase pero no se rinde. Se repone de los fracasos.

Uno de los mayores estudiosos de las utopías, Juan José Tamayo, anota que la esperanza no es una virtud más, sino que es un principio que se situá sobre el miedo, no es pasiva, está radicada en nuestro ser. No es un optimismo ingenuo. Está operante en la conciencia humana. Pese a las experiencias históricas de holocaustos, masacres, guerras mundiales, genocidios, saqueo de recursos naturales, la esperanza no se ha detenido.

En medio de este crudo invierno mundial necesitamos recuperar el carácter transformador de la esperanza. Una esperanza militante, que no tiene nada de indiferencia o sumisión. La sabiduría popular dice que lo último que se pierde es la fe, lo mismo podemos decir de la esperanza, lo último que se pierde es la esperanza. La esperanza que se hace presente en la construcción de un mundo solidario, compasivo, respetuoso de la dignidad humana, justo y de paz. ¡Que cree que Otro Mundo es Posible, urgente y necesario! aún en medio de tiempos de desesperanza.

Referencias


Boff, L. (2017, diciembre). La fuerza política de la esperanza ante la situación actual. En Linea: servicios koinonia.

Hessel, S. & Morin, E. (2012). El camino de la esperanza: una llamada a la movilización cívica. Barcelona, Ediciones Destino.

Nolan, A. (2010). Esperanza en un época de desesperanza. Santander, Editorial Santander.

Tamayo, J. J. (2012). Invitación a la utopía: estudio histórico para tiempos de crisis. Madrid, Editorial Trota.

______ (2018). ¿Ha muerto la utopía?: ¿Triunfan las distopías?. Madrid, Editorial Biblioteca Nueva.