HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES



Fact checking’ no debería ser una moda sino esencia del periodismo: académica

Por Ivonne Rodríguez
desInformación
19 de marzo de 2018

El fact checking es el proceso de verificación que debería seguir cualquier noticia que se publica, pues este procedimiento permite otorgar credibilidad y veracidad a la información que se presenta, así lo indicó la Dra. Mireya Márquez, coordinadora de la Maestría en Comunicación e investigadora especialista en culturas, prácticas del periodismo y en sistemas de medios de la Universidad Iberoamericana.

La doctora Márquez, quien también hizo el enlace para que la IBERO participe en el proyecto Verificado 2018, explicó uno de los recientes casos de fact checking que se publicó en el portal del proyecto: “Se decía que Nicolás Maduro había hablado en televisión sobre México y declaraba darle su apoyo a Andrés Manuel López Obrador. Se contactó a la televisora y ésta desmintió ser autor del video”.

Desde su perspectiva, este proceso está profundamente ligado a la responsabilidad social y ética periodística, y a pesar que desde hace varias décadas ha estado presente en el mundo del periodismo serio, hoy en día se ha convertido en todo un movimiento que comenzó en Estados Unidos y se ha expandido a países como México, debido a que en el nuevo ecosistema digital hay una sobresaturación de información.

“Hay publicaciones que se hacen pasar por periodismo, ya que presentan la información con la estructura y características periodísticas, pero sin el proceso de verificación que es lo que realmente lo hace periodismo”.

La falta de pericia del periodista, notas basadas en declaraciones políticas sin comprobarse con reportes oficiales, intereses políticos que disfrazan noticias como propaganda electoral o intereses económicos, debido al alto nivel de tráfico que generan, son algunos factores que logran la prevalencia de las llamadas fake news.

También indicó que las llamadas noticias falsas pueden llegar a causar un gran daño a la sociedad; por ejemplo, las consecuencias derivadas de la difusión de éstas después del terremoto del 19 de septiembre del año pasado.

“La gente empezó a difundir noticias alarmistas diciendo que iban a llevar maquinaria pesada para demoler los edificios colapsados, que había desabasto de sangre en los hospitales, incluso, confirmaban que habría un temblor mucho más potente en unas cuantas horas. Esto sólo generó psicosis entre la sociedad y entorpeció las labores de rescate y reorganización”.

Otra de las consecuencias de las fake news es el daño moral que puede llegar a ocasionar a las personas involucradas, así lo enfatizó Mariana Anzorena, profesora del Departamento de Comunicación: “En la revista estadounidense Rolling Stone, hace unos años, salió un reportaje donde se decía que en una fraternidad de la Universidad de Virginia una joven había sido víctima de violación por varios miembros de dicha fraternidad, todo había ocurrido en una fiesta, sin embargo, la periodista no corroboró los hechos, no hubo ninguna fiesta en esa fraternidad. La revista se disculpó con la universidad, los implicados y publicó el proceso de investigación que habían seguido y las partes en donde había fallado su labor periodística al no realizar fact checking”.

Por último, recalcó la importancia de las audiencias en ejercer su criterio y poner en tela de juicio la información que recibe: “Las noticias deben de provenir de un medio institucional con estándares periodísticos, si vienen de sitios web con nombres no tan reconocidos, probablemente sean fake news. Hay que ver las fuentes, el periodista que las redacta o la agencia que las manda. Los hechos deben estar especificados, incluyendo nombres y días. Asimismo, hay que ver la extensión de la noticia y la redacción, pues por estas características también podemos percatarnos si son fake news, sobre todo cuando hay una redacción pobre”.

Este material se comparte con autorización de la IBERO