HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

La fe de los ateos

Por Roberto Torres Collazo
Editor del colectivo Cambio Social, EE.UU
17 de marzo de 2018

Es frecuente que alguien que no crea en Dios se le considere de inmoral, de querer destruir la sociedad, ser hereje, pagano, necio, ignorante y no faltan sociedades donde los ateos son castigados por las autoridades. Sin embargo para Jesús de Nazaret la fe o creencias no fué decisivo, sino los actos y gestos éticos de las personas es lo que realmente importa.

Los evangelios muestran que la persona con mas fe que encontró Jesús fue el comandante pagano que estaba al servicio de Herodes. El comandante le pide que cure su muchacho que está de cama, le dice “No soy digno de que entres en mi casa” y el Evangelio dice que: “Jesús se quedó admirado al oir esto, y dijo a los que le seguian: 'Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel con tanta fe'” Mateo 8,5-13. Un militar estaba obligado a ser fiel al emperador que representaba a Dios según el historiador romano Flavio Josefo. Es decir, que hoy sería considerado de ateo. A el Profeta no pareció importarle si tenía fe o no, sino la actitud del comandante.

La mujer fenicia de Siria, considerada pagana, Marcos 7,26. Esta mujer le pide humildemente a Jesús que le cure su hija y él le responde: “Mujer, ¡que grande es tu fe! Que se cumpla tu deseo” Mateo 15,21-28. Otra vez, para Jesús las creencias o si es pagana o no, no es más importante, lo esencial son los gestos y acciones.

Otra muestra de la importancia de los actos más que la fe fué la curación del leproso samaritano, los samaritanos eran discriminados y considerados herejes en Jerusalén por adorar a Dios en el monte Garazim. El relato narra que el Profeta curó diez leprosos, los envió a presentarse al Templo y sólo el samaritano regresó a agradecer a Jesús. Se arrodilló a sus piés y Jesús le dijo: “Levántate y vete; tu fe te ha salvado”. De quien nada se esperaba y tenía otra creencia fué el agradecido y halagado por Jesús.

Para los evangelios, la fe tiene que ver mas con la forma de vivir, no tiene que tener una relación directa con la religión, sino con la ética de la persona. Lo realmente importante, sea creyente o ateo, es la praxis (= práctica) la práctica de la compasión, la bondad, el respeto, la tolerancia, la humildad, la justicia hacia los demás y la naturaleza, entre otros. Todos sabemos de sobra, que hay muchos creyentes que creen en Dios pero explotan los pueblos, invaden naciones, son hipócritas o también como señala el teólogo español José M. Castillo: “Ateo ante el Evangelio son los que se estan enriqueciendo a costa del hambre y las carencias de los pobres”.

Por otro lado, hay lo que Chris Hedges llama en su ensayo: “When Atheism Becomes Religion” (2009) [Cuando el Ateismo se Convierte en Religión] “Ateismo Fundamentalista”. Son aquellos ateos fundamentalistas que se dedican solamente a atacar las religiones como presuntas culpables de todos los males del mundo, la ciencia lo explica todo y resolverá todos los problemas y males de la humanidad, la dialéctica marxista es la salvación y la educación es suficiente. Este ateísmo militante como le llama Frei Betto se dedica también a “demostrar” que Dios no existe, a predicar que Mahoma es un farsante y Moises sufría de alucinaciones. Estos ateos fundamentalistas no estan muy lejos de los religiosos fundamentalistas.

La tolerancia y la libertad exigen que se respeten las creencias o increencias de cada persona, lo importante es la compasión, la tolerancia, el respeto en las relaciones humanas de acuerdo a Jesús. No tenemos derecho a considerar a alguien de ignorante por ser ateo como tampoco tenemos derecho a faltar el respeto a un creyente judío, cristiano, musulman o indígena por creer en Dios. Debemos rechazar el ateismo fundamentalista y el fundamentalismo religioso, no a las personas.