HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

El poder de las protestas

Por Roberto Torres Collazo
Editor del colectivo Cambio Social, EE.UU.
12 de Mayo de 2017

Quien no ha escuchado más de una vez decir: “Yo no pierdo mi tiempo en acudir a marchas, nada cambia”. O “No tengo tiempo” “Yo no me meto en problemas, prefiero hacer otros tipos de actividades”. Sim embargo de acuerdo a la experiencia histórica mundial, las protestas masivas o pequeñas generalmente en sus comienzos, así como boicots, la desobediencia civil, han demostrado que estas que estas estratégias apropiadamente coordinadas, consistentes y disciplinadas han ejercido presión cambiando efectivamente leyes y políticas que han afectado de manera significativa ha sectores que no han sido escuchados o tratados con justicia. Los siguientes son algunos ejemplos de protestas que ha optenido logros o cambios objetivamente positivos.

El movimiento de las mujeres del siglo pasado obtuvo el derecho a votar en EE.UU gracias a que las mujeres se organizaron y educaron ellas mismas y educaron a otras mujeres. Tomaron las calles, enviaron masivos y consistentes de mensajes a los medios de comunicación social. Actividades de dramatizaciones populares, reparto de volantes, desarrolando alianzas con otras organizaciones afines. Todo esto costó grandes sacrificios: encarcelamientos, incomprensiones y represión de las autoridades.

Las luchas en las calles del movimiento de los derechos civiles en los años 60 es otro gran ejemplo de lo que son capaz de lograr las protestas. Los afroestadounidenses organizaron marchas, talleres educativos, foros, actos de desobediencia civil, reuniones en las plazas y en las escuelas y parques. Planificaron de vigilias y ayunos, se aliaron a organizaciones religiosas progresistas, se unieron también latinos, muchos estadounidenses blancos, hasta que finalmente lograron muchas reivindicaciones. Pese a que falta mucho por eliminar el racismo en EE.UU.

El Apartheid en Africa se cayó gracias al activismo de los mismos negros sudafricanos, aún cuando fueron ferozmente reprimidos. Se organizaron y protestaron con perseverancia y consistencia. También se le unieron organizaciones y movimientos internacionales, se le hizo un embargo de armas, se le cortaron las ayudas económicas, esta presión nacional e internacional logró poner fin al Apartheid. En el 2011 en Islandia, sin tirar una sola piedra, frente a la crísis económica y política que sufría el país, el pueblo encarceló a los políticos y banqueros corruptos.

Quizas un gran ejemplo de movilización, disciplina, constancia organizada y de unidad fué la lucha de los puertorriqueños y puertorriqueñas por sacar la Marina de Guerra de EE.UU de su isla de Vieques, Puerto Rico en el 2003. Por 57 años se estuvo luchando por todos los medios pacíficos. A comienzos fué un grupo de pescadores e independentistas que enfrentó el ejército más poderoso del mundo. Se organizaron muchos actos de desobediencia civil, protestas, marchas, comunicados de prensa, se realizaron charlas y presentaciones educativas en diversos pueblos, huvo encarcelamientos, difamaciones, intentos de dividir la lucha, se criminalizó a los activistas, se unieron a los reclamos de los puertorriqueños, científicos, estudiantes, maestras, religiosos, artistas, políticos, académicos, sindicatos y algunos medios de comunicación.

Llevaron a lucha a organismos internacionales y nacionales como la Organización Mundial de la Salud, ambientalistas, foros latinoamericanos, a la Internacional Socialista, a las escuelas, universidades e iglesias. Los activistas mediante pruebas científicas demostraron los graves efectos en la salud de los viequenses de las prácticas militares. Todo en medio de un proceso educativo. Cuando muchos pensaban que despues del trágico 11 de Septiembre sería imposible sacar la Marina, el pueblo unido, organizado y conciente logró su meta: Sacar la Marina de Vieques.

Estos son sólo algunos ejemplos de protestas colectivas a modo de muestra, porque se podría comentar otras luchas igualmente exitosas como la de los estudiantes de la Universidad de Concordia en Canadá, el aumento de salarios en algunos estados de EE.UU, la liberación de la India del dominio de los británicos en su líder pacifista Mahatma Gandhi entre muchos otros.