HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

Demostraciones en escala por toda europea en defensa de los migrantes y los refugiados

Por Robert Stevens
World Socialist Web Site
21 de marzo de 2017

Las protestas tuvieron lugar en toda Europa el Sábado para coincidir con el Día de las Naciones Unidas contra el Racismo.

Este año, el llamado “Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial” cae el 21 de Marzo. El día fue proclamado por las Naciones Unidas en 1966 para conmemorar el aniversario de la masacre de Sharpeville en Sudáfrica en 1960. Las marchas se celebraron en 10 países de 45 ciudades.

Hasta 30.000 personas se manifestaron en Londres, con manifestantes reunidos en Portland Place antes de andar hasta un mitin en Parliament Square. Alrededor de 3.000 andaron en Glasgow, Escocia y 1.000 en Cardiff, Gales.

Hasta 15.000 personas según los informes, se manifestaron en Atenas, Grecia, que sólo tiene una población de 11 millones. La manifestación fue organizada por el Movimiento Unido Contra el Racismo y la Amenaza Fascista, que cuenta con el respaldo de varios grupos de pseudo-izquierdas y secciones de la burocracia sindical. Muchos eran refugiados de los diversos campamentos construidos por el gobierno de Syriza. Muchos de los manifestantes atacaron la política europea de la Unión Europea (UE) y exigieron que se rescindiera el acuerdo de la UE con Turquía que sella las fronteras de Europa con los millones de refugiados que huyen de las zonas de guerra en el Oriente Medio y África del Norte y facilita la masiva Deportación de refugiados que llegan a Grecia.

Los manifestantes exigieron la apertura de las fronteras a través de Europa y corearon eslóganes como “Asilo y vivienda para refugiados” y “No a las deportaciones”. También se produjeron protestas en la segunda ciudad de Grecia, Tesalónica, y en Patras, Ioannina, Heraclión, Chania, Volos y Xanthi.

Varios miles asistieron a protestas en Amsterdam, en los Países Bajos, y Viena, la capital austriaca. Miles de personas se manifestaron en varias ciudades y pueblos daneses y polacos.

La protesta de Londres fue significativamente mayor que la de otras capitales europeas. Fue organizado por Stand Up to Racism (SUTR), una coalición que cuenta con el respaldo del Congreso de Sindicatos (TUC), un número de sindicatos nacionales y parlamentarios laboristas. Sin embargo, aquí, los organizadores, incluido el Partido Socialista de los Trabajadores y el Contra-fuego, se aseguraron de que apenas se hiciera referencia a las políticas antiinmigrantes reaccionarias de la UE que sus co-pensadores en Grecia protestaban.

Hacerlo recortaría la narrativa de los principales sindicatos que continuán la afiliación con la UE que constituye una alternativa progresiva a Brexit y la alianza de la primer ministra Theresa May con Washington.

En el lugar de elló, anunció la manifestación, y SUTR escribió que estaba “teniendo lugar tras la elección de Donald Trump y como Theresa May hace los movimientos para activar el Artículo 50 y el Brexit del Reino Unido con la Unión Europea, que un movimiento progresivo está creciendo para retroceder la marea del racismo”.

El SWP, por su parte, retrocedió obedientemente en su anterior posición pro-Brexit anti-UE e insistió: “Para defender la libertad de movimiento, necesitamos la unidad no importa cómo la gente vote”. La unidad que hablan de preservar no es la unidad de la clase obrera, que sería oponerse tanto a las alas pro-y-anti-Brexit de la burguesía británica como a la burocracia sindical y laboral, sino a su propia unidad con el TUC.

Los que hablan no ofrecieron ninguna perspectiva para defender a los inmigrantes, los refugiados y los solicitantes de asilo. Aunque no hubo fin de indignación por la plataforma condenando las políticas reaccionarias de May y Trump, los organizadores glorificaron una iniciativa de la ONU que, desde su creación en 1966, evitó cuidadosamente las críticas de cualquier gobierno, incluyendo a las principales potencias europeas.

Mientras pidén la “Eliminación de todas las formas de discriminación racial”, la resolución de la ONU permite a los signatarios hacer exactamente lo que les complazca. Dice: “El presente Convenio no se aplicará a las distinciones, exclusiones, restricciones o preferencias hechas por un Partido de Estado en la presente Convención entre ciudadanos y no ciudadanos”.

La resolución añade: “Nada de lo dispuesto en la presente Convención podrá interpretarse en el sentido de que afecte en modo alguno a las disposiciones jurídicas de los Partidos de Estados relativos a la nacionalidad, la ciudadanía o la naturalización, siempre que tales disposiciones no discriminen contra una determinada nacionalidad”.

Los oradores, entre ellos el dirigente del Congreso de los sindicatos, Frances O’Grady, pudieron declarar con entusiasmo una oposición simbólica al trato de los refugiados por May y Trump, lo que les obliga a no hacer absolutamente nada.

En particular el foco se hizo especialmente en un llamamiento moral al gobierno de May para que recibiera un trato especial a los niños no acompañados. La Enmienda Dubs -una enmienda parlamentaria presentada el año pasado por Lord Alfred Dubs, del Partido de Trabajo, destinado a permitir a algunos niños refugiados más solitarios del campo de “Jungle” en Calais, en Francia- fue saludado por todos.

La realidad es que tal fue el grito público a la altura de la crisis de los refugiados en Europa ante la situación de miles de niños y adolescentes que vivían desamparados en terribles condiciones en el campo de Calais, Lord Dubs propuso una enmienda a “a Ley de Inmigración de 2016. Propúso sólo 3.000 de los niños de Calais a Gran Bretaña. Al final, sólo unos pocos cientos fueron autorizados por el gobierno de May en virtud de la cláusula de enmienda, antes de que el plan se deshizo por completo este año.

El líder laborista Jeremy Corbyn no asistió a la manifestación, sino que envió un mensaje de vídeo en el que una vez más citó una serie de lugares comunes. Declaró solemnemente: “Es el Día de las Naciones Unidas contra el Racismo”, y añadió que era necesario “redoblar nuestros esfuerzos en la lucha contra el racismo, la islamofobia, el antisemitismo y todas las formas de discriminación”.

Corbyn dijo a la audiencia: “No estaremos divididos. En lugar de la división, todos debemos unirnos para celebrar nuestras diversas comunidades y herencias compartidas”. El “Partido Laborista lo sabe y está en el corazón de lo que hacemos”, afirmó, añadiendo: “Esta semana me reuní con Alf Dubs y se reunió con jóvenes refugiados que gracias a sus esfuerzos ahora viven con seguridad en Gran Bretaña”.

Corbyn dijo que el gobierno de May había “frustrado los esfuerzos de Alf en cada vuelta”.

El enfoque de los oradores en la manifestación, incluyendo a Corbyn, sobre la enmienda Dubs también proporciona una amnistía política para la agenda militarista más amplia del imperialismo británico.

Uno nunca habría sabido que Corbyn es el líder de un partido que ha apoyado cada guerra llevada a cabo por los EE.UU. y Gran Bretaña en las últimas tres décadas. O que Corbyn es totalmente cómplice en permitir que esto continúe. En Noviembre de 2015, dos meses después de ser elegido líder laborista en una plataforma que incluía la oposición a la guerra, capituló a la derecha del Partido Laboral aceptando sus demandas de un “voto libre” sobre la acción militar en Siria. Esto estaba dirigido específicamente a invertir un voto de 2013 contra la guerra en el parlamento. La acción de Corbyn dio al entonces primer ministro de los Tories, David Cameron, la mayoría que buscó -inversando la derrota que sufrió dos años antes- con el bombardeo británico en Siria comenzando horas después.

En cuanto a la defensa de los derechos de los ciudadanos de la UE que viven y trabajan en Gran Bretaña, en Enero, en otra capitulación del derecho laboral, Corbyn revocó su anterior oposición a los límites y cuotas sobre el número de inmigrantes. Declaró en un discurso en Peterborough, una ciudad que votó fuertemente a favor de dejar la Unión Europea en el referéndum del año pasado y tiene una gran población de migrantes de Europa del Este, “El trabajo no se aferra a la libertad de movimiento para los ciudadanos de la UE como un punto de principios”.

En línea con su denegación a dirigír el papel depredador de Gran Bretaña y las potencias europeas, no hubo una sola referencia a la crisis del capitalismo o del imperialismo -que es responsable de las guerras que ha resultado en la creación de decenas de millones de refugiados en todo el mundo -en el material producido por Stand Up to Racism para el evento. Stand Up to Racism en su lugar instó sólo, “Sí a un mundo libre de racismo, islamofobia y antisemitismo. Sí a un mundo donde los refugiados y los migrantes son bienvenidos. Sí a un mundo donde las vidas negras son importantes y construimos puentes no paredes”.