HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

La Navidad es Jesús de Nazaret

Por Roberto Torres Collazo
4 de Diciembre de 2016
Editor Asociado del Colectivo Cambio Social, EE.UU.

La triste realidad es que la Navidad el capitalismo la convertido en un culto al materialismo vulgar. Donde el centro no es Jesús de Nazaret.

Si no huviera existido la Navidad, el capitalismo la inventaria. Porque le genera muchísimas ganancias. Han reducido el significado de la Navidad ha lo superficial, a las apariencias, a los negocios, a viajes, a pasear a shopping center y amnesteciarnos con sus bellas vitrinas. De este modo se hace realidad aquello que Byung-Chul Han ha llamado el poder-seductor, donde el sistema no nos explota, sino nos seduce y enamora subliminalmente con la mejor tecnología de punta.

La preocupación por los regalos se ha convertido en una obseción que nos desequilibria creandonos un estres innecesario que nos dejan ahogados hasta el cuello en deudas. Los tentáculos del capitalismo, la publicidad, nos lava el cerebro repitiendonos de cientos de maneras hasta la nausea de que tenemos que comprar y comprar y comprar porque en las cosas está la alegría sin fin. Que no podemos fallarle en las compras a nuestra madre, a nuestro hermano, a la cuñada, a nuestros sobrinos, etc, etc.

En algunos lugares las fiestas estan condicionadas al juego del “amigo secreto” que consiste en escoger a la zar el nombre de un compañero o compañera de trabajo para en Navidad regalarle algo. Antes el regalo era un símbolo de expresión de afecto, hoy con jueguitos como estos se ha convertido en casi una obligación mostrar afecto aunque no lo sientas. El “Black Friday” y “Cyber Monday” hijos del capitalismo, sin importarle los efectos en el medio ambiente, la naturaleza y los pobres Made in US se expanden por el planeta sembrando vacio existencial, cosificando nuestras vidas, generando escasez, guerras y conflictos regionales.

La fiestas, los regalos, las comidas y las compras son fines en sí mismos. No son medios para celebrar el cumpleaños del Niño Dios. Lo menos que se recuerda es que la Navidad es Jesús de Nazaret, no santa Claus. Santa Claus vestido de Coca Cola se ha comido al niño Jesús de Nazaret. Pocos nos acordamos en estos días en los más de 1 millón de refugiados que salen del Medio Oriente y el norte de Africa hacia Europa huyendo de las guerras y el hambre.

No son muchos los que tenemos presente en estos días a los inmigrantes indocumentados que mueren en el intento de cruzar la frontera entre México y EE.UU. Los 40,000 niños que mueren de hambre diariamente en el mundo, de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO. No queremos saber de los deambulantes en nuestras calles, no queremos saber de las víctimas de las drogas o de aquellos que tienen algun tipo de transtorno mental. No nos preocupa, el enfermo, el encarcelado, el anciano o anciana que tal vez pase solo la Noche Buena o Fin de Año.

La Navidad es Jesús de Nazaret. Esto quiere decir que si somos creyentes en el Mesías tenemos que hacer lo que él hizo. Su cumpleaños nos recuerda que fué una persona que pasó haciendo el bien, que denunció las injusticias de todo tipo, que sus sanaciones fueron signos de alivio al dolor y su prevencción, que amó por ensima de las religiones e ideologías y de género, que optó por los pobres, marginados y discriminados. Aunque fué rechazado y difamado por los poderosos nunca claudicó aún cuando tuvo miedo cuando fué arrestado. La alternativa es la bondad, la sencillez, la humildad, el compartir, la solidaridad y la compasión. Lo importante y lo esencial es que la Navidad es Jesús de Nazaret.