HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

Los refugiados en Europa y la Navidad

Por Roberto Torres Collazo
Editor del colectivo Cambio Social, EE.UU.
29 de Octubre de 2016

Hermanos y hermanas con frio, descalzos, niños y ancianos enfermos o necesarios de una cirugía, agotados de tanto caminar, bajo la lluvia, hambrientos, mujeres embarazadas, durmiendo donde les tome la noche, padres y madres pidiendo a gritos ayuda para sus pequeños, campamentos sin agua potable y comida, ataques de pánico ante la desesperación y la crueldad, en estas tristes condiciones han llegado más de un millón de refugiados y migrantes de Siria, Irak, Afganistan, Sudán, Somalia, Yemen a las naciones europeas para salvar sus vidas y las de sus familias, producto de las guerras y el hambre, de acuerdo a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR. Considerada una de las tragedias mas grande de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

Mientras esto ocurre, gobiernos europeos, a excepción de la Canciller alemana Angela Merkel, le han cerrado las puertas a los refugiados. Muestra de ello ha sido en Francia, donde le campamento de Calais conocido como la “La Jungla” con 7 mil personas ha sido desalojadas con gases lacrimógenos. Croacia les ha negado la entrada. Hungría construye con Serbia una enorme valla, Austria ha deportados miles con la excusa que pueden ser víctimas de las mafias. España le ofreció otorgar un gran número de asilos, pero ha hecho muy poco. Suiza está cobrando más de 900 Euros, unos $983 dólares aproximadamente por asilo a personas que apenas tienen lo que llevan puesto de ropa. Hay que reconocer que mucha gente voluntaria y organizaciones sociales de esas naciones que estan ayudando a aliviar los dolores y sufrimientos de los refugiados.

Las excusas de las instituciones para no aceptarlos son el miedo al terrorismo, que los gobiernos deben repartirse equitativamente como si fueran ganado o que tienen que tener un tiempo de caducidad, como si fueran cosas. Excusas muchas veces basadas en la xenofobia y el racismo. Su propia ceguera geopolítica no les permite ver que muchos paises europeos y EE.UU también han sido y son responsable en gran manera de crisis debido a sus intervenciones, apoyo a dictaduras, invaciones y ocupaciones en el Medio Oriente, ver “Historia Del Oriente Medio: De la antiguedad a nuestros días” (2007) del historiador y economista Georges Corn.

Lo irónico de todo esto es que la europa cristiana comienza a prepararse para la Navidad mientras sus gobiernos a la vez le cierra las puertas a los pobres. Cuando la Navidad nos recuerda que María y José cuando eran refugiados huyendo de la violencia para salvar la vida de su hijo pasando por condiciones similares tuvieron que emigrar. Tuvieron que caminar largas distancias buscando posada, pasar frio, hambre, cansancio, tocar puertas pero todas les fueron cerradas como hoy a los refugiados en Europa.

La Conferencia Episcopal Latinoamericana en su documento de Puebla, 1979, declaró que los pobres son los “rostros sufriente de Cristo”, tambien podemos decir sin la menor duda que los “refugiados son los rostros sufrientes de Cristo”. También Mateo 25, nos dice que Jesús de Nazaret se solidariza con los emigrantes: “Apártence de mi malditos al fuego eterno, porque ...'Yo era extrangero y no me acogieron'.... De cierto les digo que en cuanto no lo hicieron a uno de estos, a mis desamparados, a me lo hicieron”.

Lo que estan sufriendo los refugiados y migrantes en Europa, lo pasaron los padres de Jesús de Nazaret cuando salieron huyendo de Palestina para Egipto. La gran contradicción en esta Navidad de la europa cristiana es que con sus políticas y mecanismos legales excluyentes no practican en la vida pública el mensaje de los valores cristianos, que son acoger a los migrantes, los refugiados, defender los indefensos, prevenir los sufrientes, alimentar al hambriento y ser compasivos como Dios es compasivo, porque al final de cuentas todos y todas somos hermanos e hijos de Dios.