HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

El malestar venezolano en la prensa

Roberto Torres Collazo
Editor del colectivo Cambio Social, EEUU
14 de Mayo de 2016

Cuando vemos las noticias en los grandes medios de comunicación social, nos puede dar la impresión que hay todo un gobierno violento contra un pueblo. Veremos que no es verdad. También se presentan friamente los hechos de la escasez de alimentos y muchos otros productos de primera necesidad pero no se explica el por qué.

En cuanto la violencia, medios de TV en EEUU como Univisión, Telemundo, CNN, NBC, FOX, ABC entre otros destacan los graves errores de algunos militares contra los actos violentos de la oposición. Por cierto las autoridades los han procesado. El lenguage refleja la distorción de los hechos: “La policía reprimió a los manifestantes” cuando la realidad son grupos violentos, no manifestantes y la policía estaba protegiendo al resto de los ciudadanos que no estan protestando.

Las guarimbas son actos abiertamente violentos e ilegales e inmorales, con cierre de calles, quema de llantas, lanzamientos de piedras y balas a agentes del orden público, quema de edificiós gubernamentales, asesinatos que han dejado decenas de familias en luto, pese a lo evidente, la prensa declara repetitivamente que la policía o el ejército reprime a la gente. Las guarimbas son dirigidas por representantes de la oposición de la mal llamada Voluntad Popular del cual su líder es Leopoldo López. Es deseable aclarar que no todos los seguidores de la oposición son fanáticos extremistas o violentos.

En semanas recientes la oposición ha convocado un referendo convocatorio para destituir al Presidente Nicolás Maduro. Recogieron presuntamente más de un millón de firmas. Los organismos institucionales electorales han declarado que hay que verificar las firmas, seguir los procedimientos jurídicos y constitucionales. Despues de confirmar las firmas la ley exige recolectar 4 millones. Los reporteros como María Elena Salinas de Univisión repitiendo como los loros lo que dice la oposición informa: “El gobierno se opone al referendo convocatorio” y a la vez no otorga el micrófono a un funcionario gubernamental para que explique al público el por qué.

Por otro lado, la escasez de alimentos y productos básicos es una cruda realidad que los dueños de los medios de prostitución social lo han querido presentar como si fuera una hambruna o crisis humanitaria. La escasez no es responsabilidad unicamente del gobierno venezolano, tambien entran en escena los bajos precios del petroleo, los bajos precios internacionales de las materias primas, el fenómeno climático del Niño, el gobierno no rompió de raíz con los medios de producción capitalista, el contrabando de empresarios, la influencia del gobierno de EEUU y la compra venta de dólares en el mercado paralelo y la guerra económica.

Esa guerra económica similar ya se experimentó en Chile en 1973. Cuando el gobierno de EEUU orquestó un golpe de estado contra el presidente elegido democraticamente Salvador Allende. Documentos desclasificados de la Agencia de Inteligencia Central de EEUU (CIA, por sus siglas en Inglés) han revelado que el ex-presidente Richard Nixon ordenó a los servicios de inteligencia que la economía chilena grite (“To make [Chile's] economy scream”) para hacer colapsar el gobierno y dar un golpe de estado. Desafortunadamente lo logró por medio del ahogamiento económico en alianza con la poderosa élite empresarial chilena y los medios de prostitución social.

No estamos diciendo que todo es un invento de las coorporaciones mediáticas, lo que estamos deciendo es que las grandes empresas mediáticas no son imparciales como declaran serlo, que sus dueños por medio de sus editores establecen qué destacar y qué no, que fotos o imagenes difundir y cuales no difundir, a quienes prestar convenientemente sus micrófonos, desinforman y deciden qué noticia sale al aire y cual no, todo para defender sus interences capitalistas nacionales e internacionales.

De aquí que se hace imperativo el uso del pensamiento crítico, no escuchar o ver pasivamente las noticias, verificar por otros medios alternativos la información, cuestionar y denunciar su falsa neutralidad, para entender en nuestro caso, el malestar de venezolano presentado por la prensa.