HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

NACIONAL

EEUU: Pena de muerte

Roberto Torres Collazo
EEUU

El jóven Dzhokhar Tsarmaev ha sido recientemente encontrado culpable de los actos terroristas en Boston. Se contempla la posibilidad que se le aplique la pena capital. Esto ha desatado otra vez el debate sobre la pena de muerte.

La pena capital es inhumana, porque desde una perspectiva ética un Estado no puede hacer justicia matando. Allí donde se ha aplicado con el fin de acabar con la criminalidad se ha encontrado que ni tan siquiera ha disminuido la misma, tampoco creemos que vaya a disminuir la posibilidad de ataques terroristas en suelo estadounidense. También la mayoría de las naciones democráticas del mundo la han eliminado por los errores judiciales tan frecuentes que se han encontrado y porque se corren grandes riesgos de matar inocentes.

La organización Amnistía Internacional informa que 300 personas inocentes fueron ejecutadas en el siglo 20. En los estados que existe la silla eléctrica se sabe de muchos reos que no han muerto en las primeras descargas eléctricas han resistido, entonces le han aplicado más descargas, lo cual se considera una torturara. En el estado de Utah, en marzo la Cámara de Representantes aprovó una ley al mejor estilo de Hollywood que autoriza el uso de un pelotón de fusilamiento para ejecutar a los presos condenados a muerte en caso de que el estado no disponga de inyecciones letales.

Como si fuera poco, la pena de muerte en EEUU tiene un perfil racial y de clase social según la prestigiosa organización la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en Inglés). En otras palabras, la pena capital es mayormente para los pobres, leáse, latinos y negros.El sistema penal judicial no funciona para todos por igual. “Se trata mejor a los ricos y culpables que a los pobres e inocentes” declaró Bryan Stevenson, fundador y director ejecutivo de Justice Equal Initiative (Iniciativa por una Justicia Equitativa) para una entrevista a la destacada periodista estadounidense Amy Goodman.

Glenn Ford estuvo 30 años de espera en el pabellón de la muerte en Louisiana. ¡30 años perdidos de vida!, se descubrió despues que fué un juicio injusto en el cual la policía y los fiscales eliminaron pruebas fundamentales. Fué liberado en marzo del año 2014. El fiscal en aquel entonces Marty Stroud que procesó a Ford tiene una opinión diferente ahora sobre la pena de muerte: “Estoy 100% en contra de la pena de muerte. Es inhumana y el motivo por lo cual es inhumana es que es administrada por seres humanos y los seres humanos nos equivocamos, no somos infalibles”.

Desde el punto de vista económico hay un mito que dice que sale más costoso tener un reo de por vida encarcelado que ejecutarlo. Sin embargo la Coalición Mundial en Contra de la Pena de Muerte presentó datos en un Congreso en Puerto Rico en junio del año pasado, a modo de muestra que tan sólo en California, la pena capital cuesta $150 millones más por ensima de lo que cuesta condenar a un confinado de por vida a prisión sin posibilidad de libertad condicionada. También el exgobernador de Maryland, Martin O' Malley ha asegurado que “condenar a muerte a un homicidia cuesta tres veces más que mantenerlo de por vida en la cárcel”.

En el caso particular de Tsarmaev de someterse a la pena de muerte, no le devolverá la vida a las víctimas ni sanará a los heridos. A menos que se permita satifacer la venganza. Se dirá que pague con su vida, no olvidemos las palabras de Mahatma Gandhi quien dijo: “Ojo por ojo y diente por diente y todos nos quedaremos sin ojos y sin dientes”. Y como decía arriba, no será disuasivo para los terroristas, porque las causas del terrorismo van más allá de individuos o grupos. .