HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

Palabras del mártir Monseñor Oscar Romero

Roberto Torres Collazo
14 de Marzo de 2015

El 24 de marzo se cumplen 35 años del martirio de monseñor Oscar Arnulfo Romero, arzobispo de El Salvador. Monseñor Romero fue asesinado en 1980 mientras celebraba la misa por elementos paramilitares. Corría la guerra civil en El Salvador donde la represión militar, los secuestros, la tortura, desaparecidos, las masacres y asesinatos dejaron un saldo de más 75,000 muertes, la mayoría a manos del ejército según la Comisión de la Verdad, ONU.

El mártir Romero se destacó por su denuncias a las 14 familias más ricas, al gobierno y las fuerzas armadas. Sobresalió en su defensa de los pobres, su activismo pastoral, su predicación de la esperanza, su arma fué su palabra. Palabra evangélica encarnada en la historia y escuchada con respeto en toda Latinoamérica y el Caribe. Luego de años de retrasos del Vaticano, gracias a el papa Francisco se ha reabierto su proceso de beatificación (primer paso para ser declarado oficialmente santo en la Iglesia Católica) A continuación algunas de sus palabras y mis comentarios, palabras que todavía tienen vigencia:

“Les imploro, les ordeno, en Nombre de Dios, cese la represión, no obedezcan una orden de matar”. san Romero le le hizo varios llamados al ejército y le escribió a Jimmy Carter, ex-presidente de EEUU para que detuviera el envio de armas, dinero y logística al gobierno salvadoreño.

A aquellos super ricos muy religiosos que creen en la pobreza espiritual les dice: “No basta una pobreza espiritual, una especie de deseo pero sin eficacia, mientras no encarnemos esos deseos de pobreza evangélica en realizaciones que si interesen como su propia causa de los pobres, como si se tratatara de Cristo, seguirán siendo llamados ricos. Eso es lo que Dios desprecia, porque se pone más confianza en su dinero que en Dios”. Sobre las riquezas, en la mentalidad de Romero no se trata de que los ricos den ropa, comida y cosas, sino que compartan sus riquezas.

Para los que quieren saber si Dios está cerca de nosotros o está lejos, nos sugiere: “Todo aquel que se preocupa del hambriento, del desnudo, del pobre, del desaparecido, del torturado, del prisionero, de toda carne que sufre, tiene cerca a Dios”. Consideremos actualmente a los que han sido torturados por EEUU, las víctimas de las dictaduras, los refugiados y desplazados víctimas de las guerras y conflictos regionales, los emigrantes, en todos ellos está el rostro de Cristo. Si estamos preocupados por ellos, Dios está cerca de nosotros.

¿En qué consiste la religión para Oscar Romero?: “La religión no consiste en mucho rezar. La religión consiste en esa garantía de tener a mi Dios cerca de mi porque les hago el bien a mis hermanos. La garantía de mi plegaria es muy fácil de conocer: ¿Cómo me porto con el pobre? Porque allí está Dios”. La medida de mi fe se mide por la postura que asumo frente al pobre, mi servicio desinteresado hacia ellos, no por el mucho alabar a Dios o asistir mucho a la iglesia.

“Aún cuando se nos llame locos, aún cuando se nos llame subversivos, comunistas y todos los calificativos que se nos dicen, sabemos que no hacemos más que predicar el testimonio subversivo de las bienaventuranzas, que le han dado vuelta a todo para proclamar bienaventurados a los pobres, bienaventuradosa los sedientos de justicia”. A aquellos que predican la liberación y la justicia inspirados en el Evangelio y movidos por la fe, hoy les llaman también “antiamericano” fanático, idealista y hasta terrorista.

Sobre la Iglesia dijo: “Una Iglesia que no se une a los pobres para denunciar desde los pobres las injusticias que contra ellos se cometen, no es la verdadera Iglesia de Jesúcristo” El papa Francisco está intentando devolver la Iglesia a los pobres en sus prédicas y su práctica.

Como dijo en una ocación el teólogo Jon Sobrino: “Con Romero Dios pasó por El Salvador”