HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

Pueblo, en estas Navidades no seas pendejo, deja la compradera

JOSÉ SANT ROZ
Ensartos

¿Cuándo será el día en que llegue diciembre y la gente deje de ser pendeja y no gaste miserablemente sus pobres churupos? Que ahorre, o que al menos los utilice para algo que valga la pena, sobre todo para producir; que se compre una máquina de coser o un cocinita, un telar de mesa, que aproveche y aprenda un oficio que es mil superior a tener un título universitario. Pero la gente sale desquiciada a comprar, y se lleva a casa multitud de bagatela y basura para creer que vive. Es como un orgasmo frustrado, una adoración estúpida al fulano becerro de oro.

Se ha demostrado que Venezuela es el segundo país latinoamericano que ha generado más ganancias por la venta de teléfonos Blackberry, iphone, Galaxy y cualquier pendejo carga el suyo. E igualmente se ha demostrado que Venezuela ha sido el país más estafado por las ventas que se hacen por internet. En EE UU se produce miles de toneladas de chatarra de artefactos electrónicos que se reciclan y son enviados a Latinoamérica, pero las compañías que los distribuyen las colocan con preferencia en Venezuela, y para enviar para acá los peores: celulares, computadoras, equipos de sonido, relojes, máquinas de todo tipo, etc.; la estafa es realmente incuantificable. Por este sólo hecho Venezuela pierde alrededor de un mil millones de dólares al año.

Ahora bien, usted se da un paseo por los comercios y el despelote de los precios es inconcebible, pero la gente igual gasta como si no le doliera nada. No reclama, acepta todo lo que le piden por cualquier bagatela. El 15 de noviembre todas las grandes tiendas de judíos, los que importan computadoras por toneladas, dieron la orden de incrementar los precios de todo, y de la noche a la mañana muchos artículos se duplicaron y triplicaron de precio. ¿Quién puede parar esta locura? Tenemos también la información de que por quinto año consecutivo, la tienda Louis Vuitton del Sambil-Caracas, ha generado las mayores ganancias en toda Latinoamérica. Cabe destacar que un bolso de esta marca tiene un valor promedio entre 69.000 y 118.000 Bs F., y por allí se ve con frecuencia a Ismael García, con dos o tres guardias cargándole los bojotes. No se diga los escuálidos más conocidos como Américo Martín, Teochoro, Rickesa, Pajulio, disputándose calzoncillos, franelas, sudaderas, zapatines y camisas.

La famosa cadena de tiendas ZARA –que está a reventar en el Sambil de Chacao-, cuyo dueño es el hombre más rico de España, afirma que Latinoamérica es la parte del mundo que más apertura de tiendas le ha generado desde el año 2000 en adelante. En Venezuela existen doce (12) de estas tiendas, por cierto, son las preferidas de Ismael García y Juan José Molina. Y para nada la gente que entra allí se pone a ver los precios y a hacer cálculos; sencillamente coge y los mete en las cesta, y saber que un blue jeans de marca se encuentra entre 30.350 y 40.500 Bs F, y hay quienes se llevan tres o cuatro de un solo trancazo.

Esto sin añadir que los bancos viven hasta el tope, con colas que se inician desde la 6 de la mañana; los ríos humanos en las calles, atestando los centros comerciales, están como nunca. Meterse en un supermercado es para locos: los tickets para comprar delicatesses, queso o carnes, duran horas, y para pagar la cosa es la misma.

Pero la situación del consumismo está tan grave entre nosotros que desde el año 2000 se han abierto más trescientos (300) descomunales Centros Comerciales en todo el país. Sume usted que se están viniendo a Venezuela manadas de cirujanos plásticos, porque se hacen un promedio de 1.500 cirugías por semana, entre las de tetas, párpados, traseros y narices: Venezuela es el país de Latinoamérica con la mayor cantidad de cirugías “estéticas” realizadas anualmente, según famosas revistas de moda. Y la jaladera de caña fina, no se diga, caballero: nos echamos al pico millones de litros de whisky 12, 15 y 18 años de las mejores marcas, vinos, brandy, vodka Smirnoff, gin Gordons, tequila Cuervo. Coño, salir de esta peste nos llevará siglos.