HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

Carlos Marighella: Una vida dedicada a los pobres

Roberto Torres Collazo
Editor Asociado del Colectivo de Latinas Y Latinos Por El Cambio Social, Massachusetts
26 de Octubre de 2014


El 4 de Noviembre se cumplen 45 años del asesinato político de uno de los revolucionarios más grande de Latinoamérica y el Caribe. Está en la cima junto a Víctor Jara, Roque Dalton, el Che Guevara, José Martí, Albizu Campos y tantos otros. Este es el brasileño Carlos Marighella.

Antiimperialista, ensayista, poeta y conocido bajo la dictadura brasileña del 1964-1985 como el “Enemigo #1” de la dictadura. Nació en un hogar pobre en Bahía, Brasil, el 5 de Diciembre de 1911, hijo de un emigrante italiano y de una mujer negra descendiente de los haussás, vieja estirpe de los combatientes contra la esclavitud del africano en Brasil.

Marighella estudió en la Escuela Técnica de Bahía, donde se comienzan a perfilar sus poemas tiernos, cálidos de las vivencias del oprimido. Esto le costó su encarcelamiento en 1932. A los 18 años abandona sus estudios para incorporarse al Partido Comunista Brasileño (PCB) . En Rio de Janeiro en 1936 fué preso nuevamente. Sao Paulo, bajo la dictadura de Getúlio Vargas, será su principal lugar de acción para reorganizar el PCB. Su destacado trabajo lo lleva nuevamente a la cárcel donde es torturado y se le confina a la isla Fernando de Noronha, de 1939 a 1945. En la prisión fundó la Universidad Popular, escribía sobre temas revolucionarios y poemas combativos.

Al fines de la dictadura de Vargas se habre la constituyente y en el 1946, Marighella es elegido diputado por el Estado de Bahía. Siendo diputado denunció la violación a los derechos humanos, la misería, la intervención del Imperio de Estados Unidos en el país y sugirió cambios en la dirección del PCB dirigido en aquel entonces por Luis Carlos Preste. En 1948 el mariscal Eurico Gaspar Dutra, presidente de la nación, desata una represión brutal contra contra cualquier oposición en particular contra Marighella. En este momento evoluciona su pensamiento revolucionario y para el golpe de Estado de 1964 es apresado y torturado nuevamente. Golpe apoyado directamente por el gobierno de Estados Unidos. En 1964 en Rio de Janeiro resiste un arresto y es abaleado en un pulmón, salva su vida gracias a su fortaleza física.

Gracias a las presiones de los movimientos de los trabajadores brasileños y el movimiento internacionalista por el socialismo es liberado. Sus disidencias con el PCB lo llevó a fundar la Acción Libertadora Nacional. Donde opta resueltemente por la lucha armada urbana. Una expresión histórica de combate de la luchas contra las invasiones francesa y holandesa en el siglo 17 y también contra los portugueses en su lucha por la independencia. Moralmente creyó que un pueblo tiene derecho a defenderse frente a un tirano.

Fué el autor del “Minimanual del Guerrillero Urbano”, un compendio no lejano del “La Guerra de Guerrillas” del Che Guevara. Su vida y trabajo literario llegó más allá de Brasil, hasta la Revolución de los Claveles en Portugal en 1974, bajo el título “O Brasil de Carlos Marighella”, textos escogidos por Milton Miranda. Tambien se cuentan entre sus obras: “Cartas de la Habana” “La Crisis Brasileña”. Su internacionalismo lo llevó a China, la Unión Soviética y Cuba, conociendo a Fidel Castro y al Che Guevara.

Marighella es un gran referente de valentía, coraje, consistencia y valor frente a la persecusión, la represión, las torturas, la cárcel que sufrió muchas veces por dedicar casi toda su vida a los pobres. Nunca decayó su ánimo, su militancia y combatividad. De gran sentido del humor, modesto y de gran calidad humana. Una persona de acción y palabra, de grandes sacrificios, de solidaridad.

En su último poema Carlos Marighella hace evidente la libertad de los trabajadores: “Es necesario no tener miedo/ es necesario tener coraje para manifestarse.//Hay quien tiene vocación de esclavo,/pero hay esclavos que se sublevan contra la esclavitud.//No quedar de rodillas,/que no es racional renunciar a ser libre./Aún los esclavos por vocación/deben ser obligados a ser libres,/cuando las cadenas sean rotas”.