HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

Multitudinario funeral del dirigente sindical chileno asesinado

Telesur
23 de Febrero de 2013

Juan Pablo Jiménez tenía 35 años, estaba casado y tenía dos hijos pequeños (Foto: BioBioChile)

Compañeros, amigos y familiares de Juan Pablo Jiménez exigen justicia ante el asesinato del líder sindical chileno.

Con la asistencia de decenas de compañeros de trabajo, amigos, y familiares, se realizó la tarde de este sábado el funeral del dirigente sindical chileno Juan Pablo Jiménez, quien fue encontrado el jueves pasado, en su lugar de trabajo, con un impacto de bala en la cabeza.

“Justicia, verdad, no a la impunidad” era la consigna que gritaban los acompañantes del féretro, cuando daban el último adios a Jímenez, en el cementerio El Prado de Santiago de Chile (capital).

Juan Pablo Jiménez fue encontrado muerto en su puesto de trabajo con un impacto de bala en la cabeza. Jiménez era presidente del sindicato N° 1 de la empresa de ingeniaría eléctrica Azeta y también presidía la Federación de Trabajadores de ésta.

El comisario Francisco Orellana, de la Brigada de Homicidios de la PDI, indicó que de acuerdo a sus antecedentes, Jiménez habría sido víctima de una “bala perdida”, y se estarían realizando las investigaciones para establecer el o los responsables de ésta.

El trabajador fue visto por última vez por sus compañeros a eso de las 15:30 horas de este jueves 21 de febrero.

La presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, calificó la muerte de Jiménez como de "tremenda gravedad" y enfatizó la necesidad de "hacer una investigación con todos los elementos para poder dar cuenta de qué fue lo que ocurrió".

Figueroa informó que la CUT está planificando "una serie de acciones" con dirigentes del sindicato de la empresa Azeta, contratista de Chilectra, y con la familia de Jiménez.

Jiménez había concluido un período conflictivo de negociación colectiva con la empresa y que había interpuesto demandas por abuso laboral y por falta de seguridad en diversas oportunidades.

El gerente de la empresa Azeta, Daniel Belmar, dijo que está dispuesto a colaborar con la investigación.

El ministro del Trabajo, Bruno Baranda, lamentó la muerte de Jiménez, "estamos profundamente preocupados como ministerio. Enviamos nuestras condolencias a la familia en este momento difícil", señaló Baranda.

Los estudiantes de la Universidad de Chile emitieron un comunicado en el que piden “verdad y justicia” sobre la muerte de Jiménez.

“Los hechos ocurridos no pueden quedar impunes, no puede ser que “una bala loca” ande matando a trabajadores así como así, debe existir una investigación profunda y una condena a los culpables de este horroroso asesinato. Por esto, como organización hacemos un llamado a no desviar la atención de esta noticia, hagámonos responsables de romper el cerco comunicacional al que nos enfrentamos”, explica el comunicado emitido este sábado.