HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

Los abusos contra los niños palestinos

Roberto Torres Collazo
Editor del colectivo de Latinas Y Latinos Por El Cambio Social, EEUU.

El gobierno israelí ha incremento los ataques contra los palestinos, toma sus tierras, retringe el derecho fundamental de la libertad religiosa, ha militarizado el país, controla el agua y puntos fronterizos, bloquea su economía, le derrumba las casas de miles de familias en West Bank para construir casas para judíos, no satifecho con todo eso, por medio de las fuerzas armadas está intimidando, terrorizando, torturando y traumatizando cientos de niños. El gran supuesto “crimen” de los hijos de Palestina, tirar piedras a los militares.

Las organizaciones Breaking The Silence y The Defense for Children International-(sección, Palestine) llevaron a cabos entrevistas a cientos de niños abusados por soldados israelíes. También entrevistaron a soldados israelíes. Sus portales estan llenos de testimonios de niños y testigos oculares. Lo más habitual es llevarlos a una base militar, esposarles las manos, taparles los ojos y dejarlos en el lugar horas hasta que despues son liberados. No son informados sus padres. Los niños, atemorizados, se orinan ensima y lloran y los posibles traumas arrastraran de por vida.

El presidente del Comité Especial de la Organización de las Naciones Unidas, Palitha Kohona ha criticado las fuerzas militares por su inflexibles trato a los niños, En una misión en Gaza comprobó el mal tratato, citamos: “Soldados israelíes rodean las casas de los niños a altas horas de la noche, les arrojan granadas y rompen puertas, aveces disparan proyectiles letales y no presentan ninguna acusación formal. A los menores se les ata y se les vendan los ojos y luego se los llevan”. Hay ocaciones en que son encerrados con adultos, no se les permite visitas de ningun amigo, conocido o pariente. Hay otros niños que son juzgados en tribunales militares, sin ningun asesoramiento legal.

La organización judía “Israeli B”Tselem” en un reciente estudio encontró que en el último año 81 niños palestinos del barrio Silwan fueron arrestados y torturados por fuerzas especiales de Israel. No se trata de unas cuantas manzanas podridas del ejército y de unos hechos aislados, sino un fenomeno muy frecuente. Los hechos son tan grave que llamaron la atención de un grupo de juristas ingleses representados por el ex-juez de la Corte Suprema de Inglaterra Sir Stephen Sadley. Visitaron las cortes de Israel y en su informe “Children in Military Custody” acusan a Israel de graves violaciones a la Convención de los Derechos de los Niños estipulado por el Derecho Internacional.

Lawrence Wright, columnista de la revista The New Yorker e investigador del Centro de Derecho y Seguridad de la escuela de leyes de la Universidad de Nueva York, en su extenso y detallado estudio sobre el terrorismo: “O Vulto Das Torres: A Al-Queda e o caminho até o 11/9” [La Sombra de las Torres: De Al-Qaeda y el Camino hasta el 9/11] 2006, anota que cuando Bin Laden era muy jóven lloró al ver las imagenes en la TV de los abusos de los judíos contra los palestinos. Ver esas imagenes parecen que fueron un factor importante para su desarrollo posterior como terrorista. Lo que queremos decir, es que los abusos contra los niños pueden ser caldo para posibles respuestas violentas.... El fallecido Nobel de Literatura, el portugués José Saramago, comparó en una ocación el sufrimiento de los palestinos con los sufrimientos de los judíos bajo el nazismo. Le llovieron las críticas acusandole de anti-semita, (ignorando que el término “semita” incluye a hebreos y árabes y los palestinos son árabes). Lo que quizo decir Saramago, era que el espíritu de sufrimientos son similares, no los métodos y las técnicas a los que fueron sometidos los judíos. Los sufrimientos de los palestinos, que obviamente incluye a los niños, a manos de los sectores sionistas y del ejército, son sufrimientos apoyados con los impuestos de los contribuyentes estadounidenses e indiferencia de los que saben y no hacen nada.