HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

DOCUMENTOS

Recordando a Bert Corona, líder de los derechos de los trabajadores y migrantes en los EE.UU.

A un Año de la Muerte de Bert Corona - Articulo Biográfico

Por Javier Rodríguez H.

A un año de la muerte de Bert Corona (15 de enero 2001), la imagen del carismático líder latino como el máximo pionero de la lucha por los derechos de los trabajadores migrantes en los Estados Unidos sigue vigente. Sin embargo, a la par existe un problema. En la rememoración de lo que significa esa imagen y su legado, algunos de sus herederos políticos le han dado una interpretación incompleta, ingenua y superficial, que casi desborda en lo frívolo. Por lo dicho después de su muerte, se sobre entiende que si tuvo roces con sectores radicales de antaño, fue por las condiciones de los tiempos. Pero la realidad es otra. El viejo Corona, como cariñosamente le llamábamos todos aquellos que fuimos sus discípulos en los sesentas y setentas, si dejó una rica herencia política, organizativa y visionaria. Pero en sus mas de 50 años de incesante lucha, también heredó al pueblo experiencias ideológicas y radicales, guiadas por la filosofía dialéctico-materialista.

Bert nació a principios del siglo pasado en El Paso, Texas. Hijo de un Coronel Villista, vivió la revolución mexicana y el bullicio transfronterizo de los revolucionarios Villistas en las ciudades gemelas de Ciudad Juárez y El Paso. Desde esa temprana edad los vientos revolucionarios influyeron en su formación política. En su juventud estudio el marxismo y su conocimiento de la filosofía del socialismo era tal que citaba a Lenin y Marx, señalando frases y capítulos de los escritos clásicos.

En los treintas, fue becado como basquetbolista por la Universidad del Sur de California, pero las inquietudes del activismo lo sedujeron y se integro de lleno al sindicalismo. Comenzó a relacionarse con la izquierda norteamericana, principalmente con el Partido Comunista de los Estados Unidos(CPUSA). Nunca se supo públicamente si fue miembro de ese partido, pero en los ochentas recuerdo que él y Blanche, su primera esposa, asistieron, a la conferencia de veteranos comunistas titulada, "Eres o alguna Vez Fuiste-Are You or Have You Ever Been" realizada en el norte de California. En esa época también inicio el cultivo de sus relaciones con la izquierda internacional, y muy particularmente con la de México, que floreció en los treintas y cuarentas durante la presidencia del venerado Lázaro Cárdenas. En las décadas de los setentas y ochentas fue delegado internacional a la Federación Sindical Mundial, la central obrera de corriente izquierdista, con sede entonces en la Unión Soviética.

Paralelamente desarrollo su larga carrera con la comunidad mexicana, inicialmente participando con Luisa Moreno, Ema Tenayuca, Josefina Fierro y muchas otras figuras históricas en el desarrollo de luchas y la construcción de organismos que hicieron historia para la clase trabajadora y para el mexicano en este lado.

De los cuarentas hasta los sesentas el viejo participo en innumerables luchas, por ejemplo el caso del Sleepy Lagoon, fundó M.A.P.A. (Mexican American Political Association) y fue el estratega de la campaña Viva John Kennedy en la comunidad mexicana. Mas tarde fue invitado a reunirse con el Presidente Lyndon Johnson y se convirtió en el primer méxico-americano en hospedarse en la Casa Blanca. En 1968 fue delegado y el único orador méxico-americano en la Convención Nacional del Partido Demócrata en Chicago. Durante la gran lucha de los derechos civiles de la década de los sesentas, Corona junto con Reyes López Tijerina, Corky Gonzalez y José Ángel Gutiérrez fueron las principales figuras nacionales de lo que fue el ala radical del movimiento Chicano. Por otro lado Cesar Chávez era el líder de mas reconocimiento nacional, pero fue de tendencia liberal y siempre atado al partido demócrata y a la central obrera AFL-CIO (American Federation of Labor and Congress of Industrial Organizations).

En 1968, con las primeras olas de la gigante migración de trabajadores mexicanos ya en los EE.UU., el viejo, bajo el auspicio de la Mexican American Political Association, fundó el Centro de Acción Social Autónomo, que por sus siglas inicialmente fue conocido como CASA-MAPA. Esta fue la organización pionera de los derechos de los inmigrantes en los Estados Unidos. La dirección que el maestro Corona le dio a este movimiento fue clásica, con un matiz de clase, ubicando sus esfuerzos a la organización de los trabajadores indocumentados mexicanos bajo una Hermandad General de Trabajadores(HGT). Esto directamente en los centros de producción y en contra de las grandes corporaciones capitalistas que ya tenían en marcha su estrategia de utilizarlos contra los sindicatos, derrumbando huelgas, organización y salarios. Con el lema universal de "Un Daño Contra Uno Es Un Daño Contra Todos", la organización tomó fuerza creciendo sus filas por decenas de miles.

El hecho de que entonces el sindicalismo charro de la AFL-CIO y su presidente George Meany, rabioso anti comunista que se jactaba ante la clase patronal de nunca haber participado en una línea de huelga, contundentemente se opusieran a la organización de este sector de la clase obrera dificultó la tarea. Era lógico que la estrategia general del maestro se enfocara también en construir el sindicalismo democrático en contra de los dirigentes charros que excluían y discriminaban a los miembros latinos. A final de cuentas, fue la óptica internacionalista de Corona la que triunfó. Hoy el cambio de la central obrera es un viraje de 180 grados a favor de los trabajadores inmigrantes.

Por otra parte CASA-HGT, emprendió las primeras campañas de cabildeo y presión contra las leyes represivas de inmigración, pugnando por una amnistía incondicional sin sanciones patronales. En 1971 dirigió la derrota de la ley estatal Dixon-Arnett que el entonces gobernador Ronald Reagan había firmado. A nivel federal en 1973 derrotó la ley Kennedy-Rodino con protestas, cabildeo y un millón de cartas al congreso. Ese año en Los Ángeles también se realizó la primera Conferencia Nacional Pro Leyes y Prácticas Justas de Inmigración con la asistencia del CPUSA y con el Congresista Ed Roybal como orador principal. En 1974 la coalición creció y a su segunda reunión nacional asistieron al Colegio del Este de Los Ángeles más de 600 delegados de todo el país, principalmente latinos. Ya para entonces la lucha del trabajador inmigrante había cobrado fuerza y penetró en el corazón de nuestra comunidad. CASA logró fundar capítulos independientes en el país y el periódico Sin Fronteras nació en CASA de San Antonio, Texas.

En el rubro internacionalista en 1968, el año del nacimiento de CASA, la organización encabezó las protestas contra el gobierno mexicano por la masacre de Tlatelolco. En 1971, mientras adentro del lujoso Hotel Century City, la otrora incipiente elite hispana festejaba al presidente Luis Echeverria, autor intelectual de la guerra sucia en México, por fuera, CASA con mas de 500 activistas, lanzaba senda protesta, exigiendo la libertad de los presos políticos mexicanos. Además, en Noviembre, 1972, el gobierno mexicano, convocó una conferencia de lideres chicanos en el Distrito Federal con la obvia intención de cooptar al movimiento político Chicano. Puso de frente a José Ángel Gutiérrez y a López Tijerina, quienes ya habían pactado con Echeverria. Pero las corrientes nacionalistas y radicales asistieron a esa reunión en masa. Se desató el debate y claramente el maestro Corona fue protagónico. Al gobierno le saló el tiro por la culata, porque los delegados cambiaron el temario y se solidarizaron con los estudiantes, los obreros, y campesinos y reclamaron frente a la Cárcel de Lecumberri la libertad de los presos políticos. Por primera vez observé la cantidad y los niveles de relación del viejo. Al Hotel Diplomático, donde nos hospedamos, llegaron las delegaciones de sindicalistas y comunistas de renombre nacional a saludar y consultarlo.

En Septiembre de 1973, bajo la dirección de Henry Kissinger, Asesor de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, en Chile, el gobierno socialista de Salvador Allende fue aniquilado con un violento golpe de estado, asesinando, desapareciendo y masacrando a miles de chilenos e instaurándose una dictadura militar de corte fascista de las más sangrientas en Latinoamérica. La campana internacional de protesta no se hizo esperar y en los EE.UU., el PCUSA movilizó todas sus fuerzas a nivel nacional y en Los Ángeles CASA fue la sede del Comité por la Restauración de la Democracia en Chile. A nuestro primer acto el 18 de Septiembre, en el Sports Arena, asistió como invitada la viuda Hortensia de Allende. La solidaridad internacionalista de CASA se dio también con Viet Nam, Cuba y otros pueblos en sus luchas anticolonialistas contra Francia, Inglaterra, Portugal y los EE.UU.

Es en este contexto político, ideológico e histórico que se dio la pugna CASA y el Sindicato de Trabajadores Agrícolas (UFW). Este, para proteger sus luchas, equivocadamente optó por seguir la línea anti inmigrante del AFL-CIO. Llegó al punto de organizar patrullas con sus miembros, en busca de indocumentados para detenerlos en la frontera y hasta entregarlos a la Migra. Finalmente Corona, en una conferencia de prensa en Tijuana, México, criticó a Cesar Chávez, tachándolo de irresponsable y las entrevistas fueron publicadas por periódicos fronterizos mexicanos a través del pais. La noticia corrió como pólvora y el UFW contraatacó. Sin embargo poco después, esa posición anti clasista del UFW llevó al sindicato a su primera escisión política, renunciando la mitad de sus miembros directivos.

Para fines de 1974 las corrientes progresistas del movimiento chicano consolidaban su internacionalismo y ya existían círculos de obreros, intelectuales y estudiantes que buscaban avanzar la visión y la lucha del pueblo mexicano en los EE.UU. y al igual que otros pueblos o etnias del mundo, las tendencias ideológicas eran diversas. Unas seguían la línea soviética, otras el maoísmo, el trotskismo, la líneas de Viet Nam Cuba, etc. Varios círculos en California y otros estados veían en CASA el mecanismo donde podían canalizar sus esfuerzos y preocupaciones políticas bajo la dirección del viejo. Pero el destino cambió el rumbo. Inexplicablemente Corona renunció como secretario general de la organización y junto con Soledad Alatorre, su inseparable compañera de trabajo estableció oficinas en el Valle de San Fernando. Con el auspicio del Sindicato Distrito 65 UAW, esencialmente siguió la misma estrategia organizativa. Un tiempo después rescató el nombre de la Hermandad Mexicana Nacional, originalmente fundada en los años cincuentas, y continuó su incansable marcha por la clase obrera. Con una nueva dirección y estructura nacional, CASA-HGT funcionó por cinco años más, pero esa historia amerita otro escrito.


-----------------------------------

Artículo originalmente Publicado en La Opinión y en la cadena de periódicos de Eastern Group Publications.

Javier Rodríguez es un estratega político-mediático y un periodista en Los Ángeles. Fue miembro dirigente de C.A.S.A. 1971-78, Co-Fundador de la Coalición Nacional por Leyes y Prácticas Justas de Inmigración 1973-78, Co-Fundador de la Coalición Pro Visas y Derechos Para los Indocumentados 1982-90, Co-Fundador y Director, California Latinos for Jesse Jackson 1984, Co-fundador del Movimiento Nacional 1ro. de Mayo y el Parlamento Migrante in México D.F. 2007. Co-Fundador Coalición 25 de Marzo en Los Ángeles e iniciador de la Gran Marcha del 25 de Marzo 2006.

Contacto: bajolamiradejavier @ yahoo.com