HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

Irán en la mira

Roberto Torres Collazo
Editor del Colectivo de Latinas y Latinos Por El Cambio Social, EEUU


Una guerra contra Irán es un conflicto que en cualquier momento puede desatarse. No sabemos cuando, pero si sabemos que hay un plan militar estadounidense hace ocho años. Aunque las provocaciones comenzaron hace 59 años.

En el 1953 fué derrotado mediante un golpe de Estado, orquestado por la CIA, el presidente electo democraticamente Mohammed Mossadegh, por intentar nacionalizar el petroleo. En ese contexto debe leerse la toma de rehenes diplomáticos estadounidenses en Irán en 1978. Washington apoyó la nefasta dictadura del Shah por 25 años, quien compró miles de millones de dólares en armas y equipo militar al Pentágono y con la bendición de Washington desarrolló su programa de energía nuclear.

Cuando Irak se va a la guerra contra Irán en 1980 Ronald Reagan apoyó a fuertemente a su amigo en aquellos tiempos Saddam Hussein. Berlín y Washington le vendieron el gas mostaza y armas químicas que mató a medio millón de iraníes. Pese al embargo de armas contra Irán, a escondidas del Congreso, EEUU le vendía armas a los iraníes para que influyeran en la liberación de los rehenes estadounidenses que tenía Hezbolá en Beirut, dinero que se usó para financiar a los Contras en Honduras. Este fué el resonado escándalo Irán-Contra en 1986. Y como si fuera poco, al fin de la guerra el 3 de Julio de 1988 la marina estadounidense lanzó dos misiles derrumbando un Airbus comercial iraní con 289 pasajeros que volaba sobre el Golfo Pérsico, muriendo todos en el acto.

Las provocaciones en la actualidad han continuado con los asesinatos de varios científicos, que se sospecha que fueron planeados por Israel con ayuda de Estados Unidos, el envio de aviones estadounideses no tripulados que violan el espacio áreo, enviando espías en suelo iraní, el virus informático Stuxnet, famoso por provocar el frenazo de una quinta parte de los centrigugadores atómicas instalas en Teherán.

EEUU a acusado insistentemente hace una década a Irán de estar desarrollando una planta nuclear con fines militares, Irán reitiradamente ha declarado que su desarrollo de una planta nuclear obedece a fines pacíficos. Según Seymour M. Hersh en un extenso artículo en “The New Yorker” (6 de Junio, 2011) basado en entrevistas a altos oficiales y funcionarios de Israel, EEUU e Irán, llega a la conclusión de que no hay evidencia concluyente de demuestre que Irán esté desarrollando una planta nuclear con fines militares.

En semanas recientes el gobierno iraní amenazó con cerrar su Estrecho de Ormuz, de 55 kilómetros y por donde pasa el 40% de la producción petrolera a escala mundial, si se aprovaban nuevas sanciones contra Irán. Las nuevas sanciones se aprovaron para un país rico en grandes reservas de petroleo y gas. Hasta la fecha Irán no ha cerrado el estrecho. El pasado 22 de enero un buque de guerra estadounidense, británico y francés pasaron sin ningun problema por el estrecho. Irán siempre ha permitido de buena fe que pasen por sus aguas territoriales barcos extrageros amparados en la Parte III de la Convención de las Naciones Unidas sobre las Disposiciones del Tránsito Marítimo reguladas en el Derecho del Mar. Ha permito incluso que buques de guerra de EEUU realizen ejercicios en el Golfo Pérsico. Si Irán hiciera por su parte lo mismo, aunque sea en aguas internaciones, cerca de las costas de EEUU, hace tiempo se huviera comenzado un ataque militar contra los buques iraníes.

De desatarse un conflicto en la región, es probable que se sumen a EEUU, Europa Occidental, Israel, Arabia Saudita, Kuwai y otros emiratos arabes. Irán por su parte tendría el respaldo de 120 paises miembros del Movimiento de los No-Alineados. Irán está en la mira, estamos ante la posibilidad de una guerra de dimensiones desbastadoras y sus consecuencias se sentirían en gran parte del mundo. Debemos evitar esta otra guerra, provocaciones y abogar por las negociaciones en igualdad de condiciones; antes que sea muy tarde.