HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

NACIONAL

Perspectiva: La lúgubre 'farsa' del 911

Por Angel Rafael Rivera
Siglo21 EEUU
9 de Septiembre de 2011

Según un ex-recluta de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), los ataques del 11 de septiembre del 2001 en suelo americano fueron perpetrados por el mismo gobierno de Estados Unidos para tener excusas para iniciar la guerra por el petróleo; los edificios del World Trade Center se desplomaron por implosiones internas; en el pentágono no se estrelló ningún avión, sino un misil militar estadounidense; hay tres grupos de la elite capitalista mundial que están dirigiéndolo todo para crear un nuevo orden mundial; y, Osama bin Laden falleció el 26 de diciembre del año 2001 por deficiencias en sus riñones, no asesinado por los “Navy Seals” en mayo del 2011.

Estos son los hallazgos de una investigación realizada por más de siete años por Julio Carlos Pérez Pérez, autor del libro “Del Maine a Bagdad: La Verdad Oculta: Hacia La Tiranía del Nuevo Orden Mundial”.

Pérez Pérez, quien nació en La Habana, Cuba, fue reclutado por la CIA en 1959 y en 1962 infiltrado en su propio país para realizar una misión de inteligencia en las bases que construía la Unión Soviética en Las Villas, Cuba.

Vivió la “Crisis de los Misiles” desde dentro, el más dramático episodio de la guerra fría que llevó al mundo al borde de un conflicto nuclear.

En su libro el autor logra conectar, con “pruebas irrefutables”, la explosión del buque de guerra “Maine” en el puerto de La Habana el 15 de febrero de 1898 (que dio lugar a la guerra Hispano-Estadounidense donde Estados Unidos se apoderó de Puerto Rico, Filipinas y Guam), con los funestos y oscuros eventos del 11 de septiembre del 2001 ocurridos simultáneamente en Nueva York, Virginia, y Pensilvania. Ambas catástrofes fueron macabramente realizadas por el gobierno estadounidense para la creación, tanto en 1898 como en el 2001, de un nuevo orden mundial, según Pérez Pérez.

La prueba más fehaciente que presenta este ex-recluta de la CIA quizás sea la del vuelo 77 de American Airlines que alegadamente se estrelló contra el Pentágono. El vuelo nunca existió. El hueco en las partes D y E, causado según Pérez Pérez por un misil, no concuerda con el tamaño del avión Boeign de American Airlines. Además no quedó rastro alguno de los restos de la nave. A los 26 minutos del impacto hubo una cadena de explosiones internas, una segunda explosión, muy parecida a lo que sucedió con el Maine.

Inmediatamente después del impacto agentes del FBI se presentan en la gasolinera CITGO, frente al Pentágono; en el hotel Sheraton, a una milla y media, y en el Departamento de Transporte del estado de Virginia y secuestran todas las grabaciones de las cámaras de seguridad. Pero existe un vídeo de una cámara en el helipuerto del Pentágono que los agentes ignoraron, en el cual no se ve avión alguno estrellándose contra el edificio. En el libro se publican fotos que concuerdan con lo que pudiera ser un misil militar.

El controvertido autor demuestra en su libro que bin Laden falleció en un hospital militar en Pakistán por causa de sus conocidos problemas con un riñón. Su muerte fue reconocida por Benazir Bhutto, la primer ministro de Pakistán y se publicó en los periódicos de ese país.

Los tres grupos elitistas -a los que Pérez Pérez denomina como una “mafia”- que fuerzan el nuevo orden mundial serían: El Club de los Bildelberg europeo, que domina a Europa; el
Concejo de Relaciones Exteriores (Council of Foreing Relations), que domina en Estados Unidos; y el que nace entre ellos que es la Comisión Trilateral. “Esta es la tiranía que nos quieren imponer Rockefeller, Rochild y los Bush”, alega el investigador.

Realidad o ficción, vale la pena leerlo. La realidad no es siempre lo que ven nuestros ojos, y la maldad del ser humano es capaz de esto y mucho más.