HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

NACIONAL

Huelga de hambre de 6,500 presos en EU

Por Redacción

El Departamento de Corrección y Rehabilitación de California (CDCR) informó ayer que por lo menos 6.500 prisioneros de al menos un tercio de las cárceles del estado se unieron durante los últimos días, a una huelga de hambre que se inició en el penitenciario de Pelican Bay el primero de julio.

Con los presos en huelga de Corcoran, el Módulo Penitenciario del Estado de Vivienda Segura (SHU), la prisión Folsom, Tehachapi CCI, las prisiones estatales Centinela y Calpatria, San Quintín, así como presos de Perth, Australia, los abogados que apoyan la huelga sostienen que estos números son mucho más altos y presionan para que el CDCR entra en negociaciones con los presos de Pelican Bay y aplican de inmediato los cambios esbozados en las demandas.

Las demandas presentadas por los líderes de la huelga de hambre en la Unidad Especial de Seguridad de la prisión de Pelican Bay incluyen el fin de la reclusión en confinamiento a largo plazo y los castigos colectivos, el acceso a alimentos, y el fin de la práctica del “debriefing” que obligan a los presos a divulgar información sobre sí mismo y otros presos acerca de su afiliación a las pandillas, para ser devueltos en la población carcelaria general.

“El gran número de presos que participan en esta huelga en contra de las condiciones de aislamiento, así como sus características raciales y geográficas, revela la urgencia de las demandas de los presos “, dice Molly Porzig de la coalición Solidaridad con los prisioneros en huelga de hambre .

“Creemos que el CDCR no hará cambios significativos en su política a menos que la huelga se vuelve tan severa que los prisioneros se mueren. Pero seguiremos hasta que nuestras demandas se cumplan, ” declaró una preso anonimo en Pelican Bay a trabajadores sociales vinculados con la huelga de hambre.

Investigación respalda a los presos en huelga de hambre

Kaosenlared.org - Entrevistados por Angola 3 News, James Ridgeway y Jean Casella de Solitary Watch (Vigilancia al Aislamiento Carcelario) afirman que “el aislamiento de decenas de miles de presos puede ser la violación más grave de derechos humanos que ocurre en Estados Unidos hoy en día, pero en gran medida ha sido ocultado e ignorado por el público, y reportado pocas veces en la prensa”.

Dicen Ridgeway y Casella que “SHU” es sólo uno de los eufemismos usados para evitar usar el término “confinamiento en solitario” o “aislamiento”. Una prisión entera o una unidad dentro de una prisión puede ser una Unidad de Manejo Especial, Unidad de Manejo de Comportamiento, Unidad de Control, Unidad de Manejo de Comunicaciones, Segregación Administrativa, Segregación Disciplinaria, Supermax, etc., pero en todos los casos, los presos están encerrados 23 o 24 horas diariamente durante largos periodos.

Explican que el confinamiento en solitario se utilizó por primera vez en Estados Unidos en Filadelfia a principios del Siglo XIX, pero que al fin del siglo la Suprema Corte determinó que la práctica provocó en los presos un estupor permanente, locura, violencia, suicidio y un bajo nivel de actividad mental. Se utilizó con poca frecuencia y por periodos cortos hasta 1983, cuando todos los presos en la prisión federal en Marion, Illinois fueron encerrados de manera permanente como respuesta a la muerte de dos custodios.

El primer supermax de California, Pelican Bay, se construyó en 1989. “Hoy en día 40 estados y el gobierno federal tienen prisiones supermax que encierran más de 25,000 presos. Aparte, hay decenas de miles más encerrados en unidades dentro de prisiones estatales y de condado. Aunque no existen estadísticas oficiales actualizadas, es probable que “haya por lo menos 75,000 y tal vez 100,000 presos en confinamiento solitario en Estados Unidos en cualquier día determinado”.

Dicen Ridgeway y Casella que investigaciones realizadas durante los últimos 30 años indican que el aislamiento tiene “un efecto extremadamente dañino sobre la salud mental”. Señalan un estudio que mostró que una sola semana en aislamiento produjo un cambio en la actividad EEG relacionada con el estrés y la ansiedad”. El aislamiento también puede alterar profundamente la química cerebral y “los periodos largos en aislamiento producen psicopatologías que incluyen ataques de pánico, depresión, la falta de concentración, la pérdida de memoria, agresión, auto-mutilación y varias formas de psicosis a un ritmo considerablemente más alto que otras formas de encarcelamiento”.

Fuente: Contrainjerencia
8 de Julio de 2011