HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

NACIONAL

El hambre en Estados Unidos

Roberto Torres Collazo
Siglo21, usa

Cuando los residentes en Estados Unidos observamos imagenes en los medios comunicación e Internet de niños desnutridos se nos mueve el alma y tendemos a pensar que eso pasa solamente en los países pobres, naciones en guerra o con problemas de sequías. Nada más lejos de la verdad, porque también se pasa hambre en el país más poderoso del mundo.

Según el informe anual 2009 de la Coalisión de Nueva York Contra el Hambre hay 49 millones de estadounidenses que pasan más o menos hambre. En el país más rico del mundo tiene la escandalosa cifra de 12.6 millones de sus niños van a la cama sin una de las tres comidas diarias. En Nueva York 1.5 de neoyorkinos están debajo del nivel de la pobreza, 1.3 millones vive en situación de emergencia alimentaria. 350.000 niños y 140.000 ancianos no saben con seguridad cuándo llegará la próxima comida. El 34% de los necesitados tiene que escoger entre comprar comida o pagar la renta. Un gran número de estos que pasan hambre son latinos, afroamericanos y asiáticos.

Estos no son “homeless” o personas sin casa, son familias enteras. Debido a el aumento de este número de hambrientos ni los sellos de alimentos gubernamentales logran satifacer las necesidades en particular de la familia latina extendida. El concepto “familia” para los latinos, a diferencia del concepto “familia” entre los anglosajones, es mamá, papá, hijos, tios, abuelos, compadres, etc, etc. es decir que el hambre afecta más que lo reflejan en su conjunto los números antes mencionados para la familia extendida. Números que parecen ir en aumento desde mucho antes de inciarse la crisis financiera. Los comedores “rodantes” y albergues han tenido que duplicar este año la cantidad de sus servicios debido al aumento en el número de gente buscando comida.

El pasado 26 de Noviembre “Día de Acción de Gracias”, feriado nacional, muchos ayudaron voluntariamente en los albergues, pero el problema del hambre es un asunto de todos los días. Por otro lado es muy triste ver diariamente como se botan inmensas cantidades de comida por ejemplo en los comedores escolares de Boston. Si un niño no quiere una comida la hechamos al ciesto, porque esa es la “ley” según nos indicó una supervisora de comedores escolares a quien le preguntamos. Esto nos parece una contradicción, una contradicción porque hablamos de que millones a nivel nacional y mundial pasan hambre y por otro lado se tira la comida.

Aunque ningun país es perfecto no deja de ser una verguenza que Estados Unidos la nación más poderosa del planeta tenga gente sufriendo hambre en su propia tierra. No nos parece que el hambre se deba principalmente a la vagancia, enfermedad, la edad o pérdida de empleo, sino que obedece a causas mas profundas, causas de orden económico y político. De un sistema económico injusto. Es urgente un cambio nacional económico y político que pueda asegurar el que todo el mundo pueda comer tres comidas saludables diarias. El hambre no se debe tolerar. Se hacen muchos llamados y campañas en Estados Unidos contra el no fumar, se aprueban leyes y medidas legislativas que han tenido su impacto, pero no se hace lo mismo para acabar el hambre. El gobierno se gasta millones de millones cada año en armas, equipos militares, mantener sus más de 100 mil de soldados en contra del presunto terrorismo, premia a los corruptos de Wall Street y afortunados de Goldman Sachs se reparten en bonos alrededor de $500.000 dólares por cabeza mientras un gran sector del pueblo estadounidense no tiene asegurada su comida diaria.