HOME | ACERCA | NACIONAL | LOCAL | MUNDIAL | DOCUMENTOS | CONTACTOS | ANTERIORES

MUNDIAL

El Presidente de Bolivia Evo Morales suspende gira internacional

Por Sergio Reyes

De acuerdo a la prensa oficial de Bolivia, ABI, en un comunicado del 22 de febrero señalaba que Evo Morales Ayma iniciaría una gira internacional de dos semanas a partir del sábado 22 de febrero con una visita a Argentina. Se esperaba que el presidente estaría en los Estados Unidos, Bélgica, Holanda, Noruega y Francia entre el 25 de febrero al 7 de marzo.

Sorpresivamente, sin embargo, la gira por Estados Unidos y Europa fue suspendida. En tanto que efectivamente el presidente Morales viajó a Argentina para una fugaz reunión con la Presidente Kirchner de Argentina y Lula Da Silva de Brazil, para negociar una política de distribución del gas boliviano. Cabe notar que "Brasil importa alrededor de 30 millones de metros cúbicos de gas boliviano por día, mientras que Argentina tiene firmados contratos de suministro por unos 7,7 millones diarios, aunque el suministro mantiene un promedio de 4 millones por día. La actual producción de gas boliviano se sitúa en torno a los 40 millones de metros cúbicos por día y se prevé que aumentará para fin de año a unos 42 millones. (Agencia ABI 2-24-08)". Curiosamente la reunión culminó sin acuerdo.

El mismo 22 de febrero la Embajada de Bolivia en los EE.UU. emitió el siguiente comunicado: "El Presidente, a través de la Cancillería de la República, ha comunicado a esta Embajada que razones ajenas a su voluntad, relacionadas con circunstancias y responsabilidades que le exigen permanecer en Bolivia en la fecha señalada, lo han obligado a tomar la decisión de suspender su visita.

La Cancillería también ha encomendado a esta Embajada manifestar a los directivos de la Universidad de Brown de Providence y a las organizaciones sociales de Boston, anfitriones de la visita, y a todos los hermanos y hermanas de la Comunidad Boliviana de esas ciudades, las más expresivas disculpas por la suspensión de la misma y asegurar que, en el futuro inmediato y por pedido expreso del señor Presidente, se acordará una nueva fecha para la realización del programa previsto."

No está claro si el momento actual es de mayor crisis que hace un par de meses atrás. Sin embargo la situación es álgida, con un departamento de Santa Cruz activamente en un estado de rebelión. Ya en diciembre del 2007 Econoticias Bolivia editorializaba, "En Bolivia hay dos gobiernos. Uno, el legal, del presidente indígena Evo Morales, tiene masivo apoyo campesino y el control del altiplano (La Paz, Oruro y Potosí). El Ejército y la Policía responden aún a su mando. Los sindicatos y las clases medias lo apoyan, aunque sin mucho entusiasmo. En los valles y llanuras del oriente y sur del país, pesa más, en cambio, la oligarquía latifundista y la burguesía financiera-comercial, que cuenta con la adhesión militante de las clases medias y la sumisión de los sindicatos y organizaciones cívicas y populares. Ellos conspiran y quieren escindir al Ejército para derrocar al “indio presidente”.

Bolivia está partida en dos. En seis de las 10 más grandes ciudades bolivianas gobierna de facto la oligarquía. Allí, nadie respeta a Evo Morales y emerge con fuerza el racismo, el separatismo y las bandas fascistas. Allí, la izquierda indigenista no tiene discurso ni consignas y está arrinconada y perseguida."

Se habla en Bolivia de los departamentos de la "media luna" en rebelión. Estos departamentos comprenden Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija. Esta designación poco tiene que ver con la figura en el mapa de estos departamentos, sino que tiene que ver con una simbología fascista de colaboradores nazis en Croacia que encontraron refugio en estas regiones, donde llegaron con capital en mano y desarrollaron con colaboración de los gobiernos de turnos sus latifundios.

Econoticias Bolivia denuncia que "El poder de los 100 clanes, que emerge desde la tierra, se ha desarrollado en los últimos años con el creciente control y dominio que ejercen en el conjunto de la agropecuaria exportadora, la industria, la explotación sin límite de la riqueza forestal, el comercio exportador, la banca y los grandes medios de comunicación.
Los Marinkovic, por ejemplo, junto al clan de los Cronembol y dos transnacionales, una peruana y otra norteamericana, controlan toda la industria del aceite de soya y girasol, uno de los ejes del agropoder oriental. Poseen, además, casi la quinta parte de las acciones del Banco Económico, según los datos de la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros, además de otros lucrativos negocios."

La aparente complejidad de la situación política en Bolivia tiene sus explicaciones que van más allá del racismo y que al fin encuentran su razón en la explotación económica tanto de los recursos naturales como del trabajo humano. En medio de esta abierta lucha de clases, el Presidente Morales y su coalición política han intentado un proceso de negociación que los dueños del capital ya no reconocen como válida.

Por otro lado, existe una clase trabajadora agrícola y minera que ya no tolera tanto abuso y explotación y exige a su gobierno que vaya más allá de las reformas. En este contexto no es de extrañar que el Presidente Morales no quiera arriesgar alguna acción golpista en el país aprovechando su ausencia temporal.